Manifestación del día del trabajador de la CIG en Vigo
Manifestación del día del trabajador de la CIG en Vigo - EFE

Las centrales minoritarias también se distancian de la huelga de la CIG

Acusan a la central de no buscar trabajar en conjunto para que la jornada sea un éxito y no la secundarán

SantiagoActualizado:

La CIG registrará este viernes su convocatoria de huelga general para el próximo 19 de junio, pero lo hará en solitario. A la habitual distancia que la central nacionalista mantiene con CCOO y UGT se sumará la de los sindicatos minoritarios. Pese a ver motivos para la protesta, CUT, CGT, STEG, Prosagap, SE y SF-Intersindical no secundarán el paro. A través de un comunicado difundido hoy acusan a la CIG de intentar convertir la huelga en un «instrumento de unas siglas» y no del conjunto de los trabajadores. Le reprochan, además, que no busque el trabajo conjunto de todos los sindicatos para que sea un éxito.

El secretario general de CIG, Paulo Carril, anunció el pasado 1 de mayo, Día internacional del Trabajo, la convocatoria de una huelga general el 19 de junio. Carril incidió en la necesidad de intensificar la movilización social ante lo que consideró como una situación de «empobrecimiento generalizado» y de «esclavitud laboral». También lanzó un llamamiento a las otras centrales para secundar la movilización, que hasta ahora no han respondido. Según informa Efe, los representantes de los sindicatos minoritarios, con una representación del 5 % en Galicia, han explicado que iniciaron conversaciones con dirigentes de la CIG. Sin embargo, aseguran que éstas no prosperaron ante la falta de voluntad de la central nacionalista de aceptar un cambio de fecha. Los minoritarios ven «precipitada» una convocatoria para el 19 de junio.

«Sin contar con nadie»

En un comunicado conjunto, los sindicatos minoritarios subrayan que «si la voluntad de la convocatoria es paralizar el país y los sectores productivos» para reclamar una mejora de derechos y condiciones laborales y salariales de los trabajadores, «la movilización de CIG no reúne esas condiciones». En su opinión, la propuesta de CIG no prevé «ni convocatoria conjunta de todos los sindicatos, ni manifestación conjunta, ni en definitiva trabajo previo conjunto» ya que sus dirigentes «han determinado todas las condiciones de cómo debe ser» la movilización «sin contar con nadie». Para los sindicatos CUT, CGT, STEG, Prosagap, SE y SF-Intersindical «las condiciones objetivas para convocar una huelga con evidentes», aunque advierten de que tal movilización requiere un «esfuerzo pedagógico».

El representante de CUT, Ricardo Castro, que ha ejercido de portavoz de los sindicatos minoritarios, ha indicado en una conferencia de prensa que han decidido «no secundar» una huelga general por considerarla «precipitada», pese a asegurar que «comparten» la necesidad de llevar a cabo una movilización de ese tipo. Castro ha explicado que organizar una huelga general en menos de dos meses «deja muy poco margen de trabajo para la operatividad», si el objetivo es que la movilización «salga bien», ya que requiere «un trabajo previo y conjunto de debate sindical» para «socializar» ese movimiento y conseguir que «sea de abajo hacia arriba». Ha añadido que los sindicatos minoritarios «no discuten la necesidad de una huelga, pero sí de cómo debe hacerse esa labor» de convocatoria, y expresan su disposición a secundar una huelga general «en otras circunstancias».

La representante de Prosagap, Eli Dosil, ha señalado que los sindicatos están de acuerdo en que «una huelga es más que necesaria, imprescindible, pero para que tenga el efecto deseado por el trabajador, de cambiar el actual rumbo, es necesario que todas las fuerzas sindicales sean capaces de aunar» esfuerzos. En ese sentido, ha invitado a la CIG a mostrar una mayor «voluntad de trabajo» conjunto y una actitud «suficientemente generosa y eficaz» para facilitar ser más inclusivo.