Zona rehabilitada en el casco histórico de Santiago de Compostela
Zona rehabilitada en el casco histórico de Santiago de Compostela - MIGUEL MUÑIZ

Un canon «disuasorio» fomentará la rehabilitación de casas en ruinas

La Xunta inicia los trámites de la primera ley de regeneración urbana de Galicia

SantiagoActualizado:

Con el objetivo de devolver el brillo social y económico a los centros históricos, la Xunta se guarda bajo la manga algunos recursos para fomentar la rehabilitación. Estarán incluidos en la futura ley de renovación y regeneración urbana de Galicia, pionera en la Comunidad, y que ayer dio los primeros pasos de su tramitación en el Consello de Goberno. El texto, que será remitido al Parlamento en el primer semestre del año que viene, facilitará la intervención directa del Gobierno gallego en aquellas zonas sumamente deterioradas, bautizadas en adelante como áreas Rexurbe. Dentro de ellas, la administración se reservará el derecho a expropiar inmuebles en ruinas—rebajando hasta en un 50% su valor para evitar especulaciones— y podrá aplicar un canon «disuasorio» contra los propietarios, de modo que la recaudación repercuta directamente sobre las obras de restauración.

El objetivo de la normativa es facilitar la recuperación de 100.000 viviendas en los núcleos rurales o cascos históricos, con especial interés en los catalogados como Bien de Interés Cultural (BIC). Para ello, la Xunta promoverá la reducción hasta en un 40% de los trámites burocráticos, siempre y cuando los edificios no superen los 100.000 metros cuadrados y se requiera un cambio en la catalogación del suelo.

Así, apelando al principio de que «no hay mayor desprotección que no dar uso», la Consellería de Infraestruras diseñó una ley basada en varios «pilares»: «Eliminar trabas, dar facilidades administrativas, la coordinación entre administraciones y la financiación», enunció ayer la conselleira Ethel Vázquez, encargada de presentar las líneas maestras. En ellas, se regula la utilización conjunta de portales, la demolición de fachadas con protección ambiental o la suma de locales de negocio ubicados en planta baja.

Zonas especiales

El de la rehabilitación no es, sin embargo, un terreno inexplorado para el Ejecutivo autonómico. En estos momentos ya están en marcha proyectos en Betanzos, Orense, Lugo, Mondoñedo y Ferrol Vello, pero en el futuro serán más: Infraestruturas cifró en 26 el número de núcleos BIC y adelantó que sería necesario actuar, por lo menos, en otras 16.

Muchas de ellas se clasificarán como áreas Rexurbe, y dentro de ellas, se delimitarán las zonas de especial de necesidad de rehabilitación (Zer), en su caso bajo previa autorización directa del Consello. Será a partir de entonces cuando la administración esté facultada para realizar expropiaciones forzosas —teniendo en cuenta las circunstancias económicas de cada caso—, instalar equipamientos de «especial relevancia» o llevar a cabo intervenciones directas.