Un elefante, entre cuidadores en un circo
Un elefante, entre cuidadores en un circo - ISABEL PERMUY

Animalistas solicitan a la Xunta que vete todas las especies en los circos

La ley gallega de protección y bienestar animal prevé permitir animales domésticos

SantiagoActualizado:

El grupo animalista Libera continúa pidiendo el veto completo en lo que al uso de animales en los espectáculos circenses se refiere. Libera ha instado al Gobierno gallego a que la prohibición sea «completa y sin matices de especie», del mismo modo que ya se ha aprobado en el Parlamento de las Islas Baleares, en el que se ha logrado la prohibición de la participación de cualquier ser vivo en los números circenses. La Ley de protección y bienestar gallega, que se encuentra en trámite, prevé limitar el uso de animales pero permite la presencia de aquellos considerados como domésticos.

Libera y la Fundación Franz Webber, han demandado la creación de «un Observatorio de Vigilancia de Circos, que estudiaría durante dos años el uso de animales domésticos en espectáculos de este tipo». Esta petición sería complementaria al veto que recoge el anteproyecto de la nueva Ley de Bienestar animal que prepara el Ejecutivo autonómico. La iniciativa ya fue solicitada por los grupos parlamentarios de PSdeG y En Marea en el Parlamento. Por esto reclaman a la Xunta que se haga cargo de la demanda generada, ampliando esta nueva ley.

En lo que respecta a la respuesta que los circos puedan tener ante esto piensan que una «hipotética impugnación» de la prohibición por parte del «lobby cirquero» estaría «abocada al fracaso». Esto hace referencia directa al caso del veto del Ayuntamiento de Ribadeo al Circo Parada en el que alegan que «la propia Justicia, con su sentencia sobre el veto municipal en Ribadeo (Lugo), reconoce el vacío normativo existente y menciona el Proyecto de Ley como potencial solución a estas reclamaciones».

De este modo, los animalistas recuerdan que una veintena de países miembros de la UE ya han aprobado normas similares en las que establecen «diferentes grados de prohibición a estos espectáculos con fauna silvestre en cautividad». En el caso gallego, ya son 70 municipios los que han aprobado un posicionamiento contrario a la instalación de circos con animales.