Imagen de archivo de un piso okupado en Madrid
Imagen de archivo de un piso okupado en Madrid - DE SAN BERNARDO
EN LUGO

Alquilan pisos, se convierten en okupas y chantajean a los dueños para no destrozárselos

La Fiscalía de Lugo denuncia a dos personas por extorsionar a varios arrendadores de la capital lucense. Al último le exigen 5.000 euros para abandonar una vivienda en la que adeudan varios meses de alquiler y facturas de suministros. Los vecinos denuncian que se ha convertido «en un piso patera»

SANTIAGOActualizado:

Alquilan el piso conforme a la ley, se muestran como unos arrendatarios convencionales, pero tan pronto obtienen las llaves de la vivienda la convierten en una suerte de rehén y exigen una cantidad para salir de ella y devolvérsela a su legítimo propietario. En caso contrario, arrasan el inmueble. Esta es la nueva modalidad de chantaje que ha denunciado la Fiscalía Provincial de Lugo en los juzgados de la ciudad, después de constatar que varias personas han sido víctimas de este engaño en los últimos meses.

La extorsión a la que someten a los arrendadores es tremendamente gravosa para sus bolsillos. Los inquilinos, reconvertidos en okupas, no solo dejan de abonar la mensualidad correspondiente, sino que no domicilian los recibos de luz, calefacción o agua y, al mismo tiempo, «comienzan a realizar consumos abusivos que demuestran un uso de la vivienda contrario a la buena fe contractual para buscar una posición de superioridad» frente al propietario, que es quien se ve obligado a pagar estos recibos.

Según ha explicado la Fiscalía, las personas denunciadas pasan acto seguido a exigirle al dueño del inmueble una cantidad para abandonar el mismo, que oscila entre los 3.000 y los 5.000 euros. «El hecho de que ambos denunciados formalicen en el mismo espacio de tiempo dos o más contratos de alquiler evidencia que no existe voluntad de cubrir sus necesidades primordiales de vivienda sino, mediante el engaño, obtener dinero de forma fraudulenta», ha detallado el Ministerio Público.

Entiende el fiscal que la situación no responde a la imposibilidad sobrevenida de impago de un alquiler, «sino a presuntos delitos de estafa y amenazas». El origen de las diligencias de investigación se remonta a la primera denuncia formulada en febrero de este año. En ella, una propietaria relataba cómo alquiló en octubre de 2017 una vivienda a los dos denunciados, quienes «lejos de cumplir con sus obligaciones contractuales, comenzaron a realizar consumos de agua, gas, electricidad y calefacción desajustados a las circunstancias de la vivienda». En enero, le exigieron 3.000 euros a la dueña «para abandonar el piso». La mujer, desesperada, pagó «presionada por la situación».

Una vez iniciaas las diligencias, la Fiscalía detectó que «cuanto menos», los implicados han protagonizado «otros dos casos similares en el mismo periodo de tiempo, también en la ciudad de Lugo», de los que hay constancia a través de diferentes atestados policiales. En otro de esos casos, estos okupas le reclaman al dueño 5.000 euros a cambio de salir de su propiedad. Atrincherados en el inmueble, no han abierto la puerta ni a la Policía, y según informa este martes El Progreso, los vecinos del barrio de A Milagrosa denuncian que lo han convertido «en un piso patera». Además, temen por la seguridad del inmueble, ya que los okupas habrían procedido a enganchar ilegalmente el suministro de gas.

El caso está ahora en manos del Juzgado de Instrucción nº2 de Lugo, que ha citado a los dos denunciados para la celebración de juicio oral el próximo 26 de junio.