Reunión de la comisión de coordinación
Reunión de la comisión de coordinación - XOÁN REY/EFE
Plan de transporte de la Xunta

Los acompañantes del bus escolar podrán vetar a viajeros peligrosos

Ethel Vázquez insiste en que priorizará la seguridad en las líneas compartidas

SantiagoActualizado:

La Xunta ultima todos los preparativos antes de que entre en vigor el transporte escolar de uso compartido, el próximo 11 de septiembre. La administración ha captado el mensaje de la comunidad estudiantil, preocupada por la seguridad de los más pequeños, y ha dispuesto una serie de protocolos para evitar sobresaltos indeseados al inicio del curso escolar. Según ha podido conocer ABC, los acompañantes que velen por la convivencia en las líneas integradas —un 10 por ciento del total— podrán aplicar el derecho de admisión sobre los usuarios «que puedan ser un peligro o poner en riesgo a los menores».

Esta atribución, reservada también para los conductores de los vehículos, forma parte de una instrucción de la Consellería de Infraestruturas dirigida a los cuidadores, y en la que se pone un acento especial sobre la protección de los escolares. En ese sentido, el personal adscrito al servicio dispondrá «de la potestad para impedir el acceso al autobús» a cualquiera que no esté en condiciones de respetar las normas. Asimismo, el departamento dirigido por Ethel Vázquez apela a los trabajadores a poner cualquier incidencia en conocimiento de la Xunta y de los cuerpos y fuerzas de seguridad.

Si por el contrario los altercados se producen iniciado el trayecto, los acompañantes estarán obligados a notificar «de inmediato» los hechos a las autoridades y a completar con posterioridad un parte en el que se expliquen los detalles de lo sucedido.

Hasta aquí los protocolos para la resolución de conflictos. Por lo demás, Infraestruturas otorga al personal de las rutas la responsabilidad de velar por el buen funcionamiento del servicio. Entre ellas, los cuidadores tendrán que garantizar que los alumnos se bajan en su parada correspondiente, acompañarlos hasta las inmediaciones del recinto escolar y vigilar que los menores de 12 años no ocupen las plazas más próximas al conductor para evitar posibles distracciones, entre otras.

Un operativo especial

La Consellería trabaja para anticiparse a los imprevistos que puedan surgir llegado septiembre. Ethel Vázquez presidió ayer la reunión de un dispositivo especial diseñado para coordinar, junto con representantes del área de Educación, la implantación del autobús de uso compartido. Algunas de las «medidas concretas» reseñadas pasan por convocar reuniones con los centros, las Anpas —muy críticas con el plan— y las empresas que tendrán que dar el servicio. «Las necesidades y la atención de los alumnos son lo primero», subrayó la conselleira, que volvió a recordar que los itinerarios, las paradas y los horarios seguirán permaneciendo «intactos».

La convivencia entre niños y adultos en los autobuses gallegos no es una experiencia del todo nueva. El modelo piloto Tes+Bus fue una primera aproximación a lo que ahora pretende implantar la Consellería y en comunidades como Castilla y León y Asturias funciona con normalidad. Son los ejemplos que empleó Vázquez para amortiguar las críticas hacia el plan, estrenado el pasado agosto después de que el sector se declarara en rebeldía. Hoy se reunirá una comisión de seguimiento para comprobar el grado de cumplimiento de los acuerdos. Principalmente, el que blinda la subrogación de los trabajadores.