Domicilio de Covelo, en Pontevedra, donde se produjo la agresión de los perros a la octogenaria
Domicilio de Covelo, en Pontevedra, donde se produjo la agresión de los perros a la octogenaria - TVG

Abren la vía penal al dueño de los perros que atacaron a la octogenaria

A la vecina de Covelo le tuvieron que amputar las piernas tras las mordeduras

SantiagoActualizado:

La Guardia Civil de Pontevedra ha abierto la vía penal contra el dueño de los dos perros que atacaron en la tarde noche del sábado a una mujer de 82 años en el municipio pontevedrés de Covelo. María Dolores Álvarez regresaba de misa cuando los animales se abalanzaron sobre ella en la calle causándole importantes mordeduras. La mujer tuvo que ser trasladada al hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, donde tuvieron que amputarle las piernas de la rodilla para abajo.

El propietario de los perros es un hombre de alrededor de los 40 años, que está investigado por un delito de lesiones graves por imprudencia, según confirmaron a Ep fuentes de la investigación. Las diligencias las tramitarán ahora los juzgados de Ponteareas (Pontevedra). También se ha abierto un expediente por la vía administrativa por el caso, ya que los perros no tenían microchip, ni cartilla sanitaria ni estaban anotados en el registro municipal de perros potencialmente peligrosos.

La familia de la víctima ya ha anunciado que está dispuesta a interponer una denuncia por lo penal. Según su hijo, Adolfo Martínez, «no era la primera vez» que los perros salían de la casa y «andaban sueltos por el camino». De hecho, señaló que, tras atacar a su madre el pasado sábado volvieron a entrar en la finca como si nada». La víctima del ataque permanecía hospitalizada ayer en estado muy grave. Los familiares, manifestó el alcalde de Covelo, Pablo Castillo, que es amigo de la familia, están «destrozados».

Varios vecinos habían advertido al dueño de los animales de la peligrosidad que observaban en los canes. Sin embargo, ni el Consistorio ni la Guardia Civil contaban con ninguna denuncia previa sobre la situación. Según el alcalde, los propietarios de los perros puede que vivieran en la casa desde hace dos o tres años como máximo y los animales, cruces de las razas dogo de Burdeos y bóxer, podrían estar allí desde hace apenas unos cuatro o cinco meses.

Los dos perros han sido ya trasladados al Centro de Acollida de Animais (CAAN) que depende de la Diputación de Pontevedra donde permanecerán aislados. Los animales fueron recogidos en la madrugada del lunes en el barrio de As Barreiras donde se produjo el ataque y llevados a este centro. Un veterinario se encargó de sedarlos con el fin de garantizar la seguridad de los trabajadores que acudieron a buscarlos. El dueño de los perros no opuso ningún tipo de resistencia.

Otros casos

En todo 2016 y en lo que va de 2017 se han comunicado al Registro gallego de animales de compañía tres ataques de perros potencialmente peligrosos, si bien estas cifras incluyen únicamente a aquellos animales que cuentan con microchip. Además, según la Consellería de Medio Ambiente se han contabilizado ocho ataques a otros perros durante este tiempo. La asociación animalista Libera! señaló ayer que el último ataque evidencia lagunas en el control de animales domésticos en Galicia y la «falta de interés prácticamente generalizado» por vigilar si están o no identificados.