José Luis Gascó - Con detalle

El turismo, nuestra primera industria

«El compromiso con el sector turístico no ha estado a la altura de su importancia»

José Luis Gascó
ALICANTEActualizado:

Un deseo para empezar el año con la utópica pretensión de influir en nuestros gobiernos locales y autonómico, y en el futuro Gobierno nacional: que el turismo sea de verdad una prioridad sobre la que construir una parte importante de nuestra actividad económica. Para nosotros, para Alicante, se trata de una industria fundamental que ha mostrado su fortaleza incluso en periodos de crisis tan prolongada como el que hemos pasado y aún estamos tratando de superar.

Mi sensación es que hasta ahora salvo apuestas muy sólidas y consistentes especialmente a nivel local (Benidorm es un buen ejemplo de las cosas bien hechas), el compromiso con la industria turística no ha estado a la altura de su importancia.

La reflexión implícita probablemente ha estado en la línea de «si el turismo funciona solo, podemos dedicar los recursos escasos a otros sectores que necesitan un mayor apoyo» lo que, en mi opinión, constituye un grave error. Así, no controlamos el flujo turístico. Vienen o, incomprensiblemente, en un momento pueden dejar de venir.

Tenemos elementos naturales, culturales, deportivos… que nos convierten en un destino extraordinario. Pero un destino que definen otros. No seleccionamos, no ponemos en valor realmente todos nuestros elementos distintivos, no nos especializamos en la cadena de valor del turismo y coordinamos esfuerzos entre los diferentes agentes intervinientes para ofrecer experiencias únicas a los turistas que hemos identificado como nuestro público objetivo. No segmentamos.

El «café para todos» no suele funcionar, mucho menos en industrias que deben ser especializadas como el turismo, en la que la incorporación constante de valor diferencial es lo único capaz de hacer sostenible un destino de alto nivel.

Cuando esta es nuestra oferta básica, el café para todos, la única estrategia competitiva posible es el precio, y eso sabemos que es útil solo a corto plazo. Competimos con ventaja frente a destinos similares cuando las condiciones de contexto, especialmente la sensación de seguridad de los turistas, nos resulta favorable. Si no aprovechamos las coyunturas favorables para reforzar nuestra posición, para dotar de valor añadido a nuestra propuesta, cuando las circunstancias cambien –y seguro que cambiarán-, podemos ver comprometida nuestra industria más importante.

Así que vuelvo al principio, diseñemos políticas a largo plazo que refuercen nuestra posición como destino turístico de alto nivel coordinando y poniendo en valor todos nuestros recursos, y apostemos por la cualificación de nuestro personal y el conocimiento de los clientes para ofrecer experiencias incomparables que aseguren la rentabilidad y sostenibilidad de nuestra industria turística.

JOSÉ LUIS GASCÓ