Imagen del tradicional Belén municipal de Alicante
Imagen del tradicional Belén municipal de Alicante - JUAN CARLOS SOLER
POLÍTICA

El tripartito saca el belén municipal del Ayuntamiento de Alicante

Izquierda Unida afirma que la decisión se toma «por el bien del interés cultural» de la ciudad

ALICANTEActualizado:

El tradicional belén municipal que cada Navidad se expone en la recepción del Ayuntamiento de Alicante no lucirá este año. El estado de parte del pavimento consistorial, que no ha impedido la colocación de las figuras otros años, es el pretexto para que, tal como informa el Ayuntamiento, se levante el suelo y se realice una cata que permita conocer el estado del terreno.

Ha sido un informe emitido por un arquitecto municipal el que ha detectado el riesgo y ha aconsejado vallar la zona para evitar el tránsito de personas. Pese a que el suelo no se ha hundido Miguel Ángel Pavón, edil de Urbanismo y líder de Guanyar Alacant, ha afirmado que puede ocurrir «en cualquier momento». Esta precaución provoca que la clásica representación navideña no vaya a tener lugar este año en la casa consistorial, lo que a juicio de Izquierda Unida -que forma parte del conglomerado de fuerzas de izquierdas de Guanyar- es una decisión tomada «por el bien del interés cultural y patrimonial» de Alicante.

Así, los técnicos municipales tendrán que levantar alrededor de dos metros cuadrados, lo que impedirá que el belén pueda ser montado. Miguel Ángel Pavón informó de que el belén no será colocado en el Ayuntamiento y no ofreció ubicación alternativa posible, tras las infructuosas proposiciones de que fuese llevado al Mercado Central.

Los dos metros cuadrados que obligan a tomar esta medida son, para el grupo municipal de Ciudadanos, una «excusa». Según ha opinado José Luis Cifuentes, la decisión responde a una motivación anticlerical, pues el propio Pavón afirmó que los belenes no tienen cabida en la administración al entenderlos «como una expresión religiosa». El portavoz de C's en el Ayuntamiento ha afirmado que los belenes son «actos culturales compartidos por creyentes y por no creyentes», y que los valores de la fiesta navideña están «por encima» de la religión.

Además, el líder del partido naranja en la ciudad alicantina ha mostrado su deseo de que «no haya más sorpresas navideñas por parte del tripartito», y espera que el equipo de gobierno municipal «deje que los niños sigan con ilusión y alegría» las fiestas y no impida el acceso de los Reyes Magos al balcón a repartir regalos.

Ofensiva laicista

La polémica por la no colocación del belén municipal en el Ayuntamiento alicantino llega enmarcada por una ofensiva laicista que tiene lugar en la Comunidad Valenciana desde que las administraciones tomasen forma tras las pasadas elecciones municipales y autonómicas. Uno de los más recurrentes en estos debates es Joan Ribó, alcalde de Valencia, que ha sido noticia por su relación con la religión en distintos frentes.

El regidor de Valencia ordenó la retirada de los símbolos católicos del cementerio y el tanatorio municipales poco antes de la celebración del día de Todos los Santos. También el número uno de Compromís en la ciudad valenciana prohibió que la Real Senyera entrase en la Catedral con motivo de la celebración del 9 d'Octubre.