Uno de los ejemplares de rosa «gallica» hallados en Alicante
Uno de los ejemplares de rosa «gallica» hallados en Alicante - ABC
NATURALEZA

Expertos en botánica descubren en Alicante la especie de rosa más antigua de Europa

Los investigadores han encontrado una población asilvestrada de gran tamaño, originaria de la Provenza francesa

ALICANTEActualizado:

Una de las zonas de mayor riqueza de flora en la provincia de Alicante ha sido hoy el escenario de un importante hallazgo botánico. Un grupo de expertos ha localizado la especie de rosa más antigua de Europa en la localidad alicantina de Banyeres de Mariola, en un margen de la carretera comarcal CV-795. Se trata de una de las rosas cultivadas más antiguas de Europa, probablemente la primera, y constituye la base genética de la mayoría de los cultivares genéticos.

Este hallazgo es fruto de la investigación etnobotánica sobre la flora ornamental que se está desarrollando desde el Jardín Botánico de Torretes de Ibi en las comarcas del norte de la provincia de Alicante, Alcoià y Comtat, según ha informado el Ayuntamiento de Ibi a través de un comunicado.

En concreto, han encontrado una población asilvestrada de gran tamaño de Rosa 'gallica', denominada rosa 'de provins' o 'provincialis' (de la Provenza francesa).

Según los investigadores, es la segunda población de esta especie localizada en la provincia de Alicante, puesto que ya se conocía una próxima al litoral en la comarca de la Marina Alta, y en el jardín botánico de Ibi se mantienen en cultivo dos de las variedades botánicas reconocidas, junto a cultivares e híbridos de este rosal, adquiridos de colecciones extranjeras.

Imagen de una de las rosas halladas en Alicante
Imagen de una de las rosas halladas en Alicante- ABC

Al respecto, el concejal de Medio Ambiente de Ibi, Santi Cózar, ha explicado que estas rosas «proceden probablemente de antiguos cultivos en la zona y tienen gran valor etnobotánico y genético».

Por ello, ha avanzado que se ha procedido a su reproducción vegetativa para ser incluida próximamente en la rosaleda del Jardín Botánico y, de esta forma «ponerlo en el futuro a disposición de las entidades que lo soliciten».

Planta medicinal y culinaria

Además, ha recordado que el uso de las rosas como planta ornamental, medicinal y culinaria es «antiquísimo», y que alguno de sus preparados más conocidos como el agua de rosas «ya aparece reflejado en las tablillas medicinales asirias».

«Es muy probable que el uso de esta rosa se perdiera tras la caída del Imperio Romano, por lo que en España es segura su presencia y cultivo en Al-Andalus desde el siglo XI», ha detallado.