Imagen de archivo de una sesión de pilates
Imagen de archivo de una sesión de pilates - ABC
Economía

UGT y CC.OO. ofertan descuentos en implantes capilares y pilates para recuperar afiliados

Los sindicatos lanzan cuotas reducidas de hasta dos euros tras perder el 21% de su masa social

VALENCIAActualizado:

Descuentos del veinte por ciento en tratamientos de implantes capilares, ofertas para sesiones de pilates y rebajas del veintisiete por ciento en operaciones de cirugía estética facial y corporal. Los sindicatos mayoritarios ofrecen a sus afiliados una amplia gama de ventajas gracias a los acuerdos suscritos con empresas con el objetivo de frenar la sangría de bajas registradas en los últimos años.

De hecho, UGT y Comisiones Obreras han perdido el 21 por ciento de sus afiliados en toda España en apenas cuatro años. Entre los ejercicios 2011 y 2015, ambas centrales se dejaron por el camino medio millón de cuotas.

Aunque históricamente los sindicatos de clases han ofertado descuentos para sus afiliados en áreas como los seguros, las gestorías, el asesoramiento laboral o los tratamientos sanitarios, el catálogo de prestaciones se ha ido evolucionando a materias como la belleza. Unos servicios que se combinan con cuotas reducidas de hasta dos euros para facilitar la captación de nuevos afiliados.

Así, tanto UGT como Comisiones Obreras ofrecen a sus integrantes descuentos de hasta el veinte por ciento en depilaciones láser. La «elevación de senos, el remodelaje corporal, la mesoterapia o el bótox sin microinyecciones» también forman parte de los tratamientos que forman parte del catálogo de «descuentos y ventajas para la afiliación», que también incluye ofertas especiales para «vacaciones, viajes y hoteles».

«Somos conscientes de la situación económica y social actual, por ello facilitamos la afiliación»CC.OO-PV

Los propios sindicatos atribuyen la caída de la afiliación a factores como la crisis económica, la reforma laboral y la precariedad en el empleo. Comisiones Obreras del País Valencià explica que «somos conscientes de la situación económica y social actual». Por ello, según recalca en su página web, «para facilitat y extender la afiliación en el sindicato, además de la cuota habitual, ofrecemos diferentes opciones dirigidas a los colectivos con más dificultades».

¿Cuánto cuesta ser afiliado?

En el caso de UGT, la cuota básica confederal para el año 2017 se sitúa en los 11,6 euros mensuales. Con todo, existen diferentes tramos que van desde la reducida de 8,12 euros, aplicable a los afiliados cuyos ingresos anuales íntegros procedentes de rentas del trabajo o protección por desempleo sean iguales o inferiores en cómputo anual a 1,50 veces el Salario Mínimo Interprofesional, hasta los 3,48 euros para jubilados y pensionistas.

El sindicato ofrece un seguro de accidentes en caso de muerte a partir de un año de afiliación ininterrumpida.

En Comisiones Obreras se ofrece a los afiliados, «información y asesoramiento laboral, servicios jurídicos, formación para la ocupación y locales de atención».

En el sindicato, la cuota general ordinaria se eleva a los doce euros para personas con retribuciones brutas superioes al 235% del Salario Mínimo Interprofessional de 2015 (21.238 euros al año).

La cuota ordinaria se sitúa entre los 11,6 euros al mes en UGT y los doce euros en Comisiones Obreras

La central también ofrece una cuota de dos euros al año para afiliados que no perciben ingresos o con retribuciones inferioes a la Renta Mínima de Inserción (5.112 euros). La cuota también se aplica a personas jóvenes menores de treinta años que buscan su primer empleo y aquellos que buscan su primera ocupación y hace más de seis meses que están en la situación de «simpatizante» del sindicato.

Esta figura permite formar parte de la masa social del sindicato a personas menores de treinta años que no están insertadas en el mercado laboral. En su caso, no pagan cuota durante seis meses y después la abonan en función de su situación laboral.

Comisiones Obreras también recoge la posibilidad de ser «militante» de la formación. Se trata de la opción más gravosa, con una cuota mensual de dieciséis euros mensuales, aunque su pago es de carácter «voluntario».