Imagen de unos ejemplares de medusas «Ortiga del Pacífico», visibles en uno de los tanques del Oceanogràfic
Imagen de unos ejemplares de medusas «Ortiga del Pacífico», visibles en uno de los tanques del Oceanogràfic - EFE

ValenciaLa vuelta al mundo a través de 16 impresionantes especies de medusas

El Oceanogràfic inaugura la exposición más grande de Europa dedicada a estos invertebrados

VALENCIAActualizado:

Las medusas son uno de los habitantes más fascinantes del océano. Estos antiquísimos invertebrados –llevan en la Tierra 700 millones de años- son capaces de las mayores proezas, como la bioluminiscencia y la inmortalidad. Algunas especies (la “huevo frito”, por ejemplo) son caníbales, mientras que otras no necesitan comer, gracias a la existencia de unas bacterias fotosintéticas con las que viven en simbiosis. Las hay diminutas -de tan solo un centímetro- y larguísimas como la “melena de león”, que puede alcanzar los 45 metros. Livianas como plumas o muy pesadas (la medusa gigante Nomura puede superar los 200 kilos). Las hay inocuas, pero también mortales, como la temida Irukandji, que habita en las aguas del norte de Australia. De todas ellas da cuenta la exposición que inauguró ayer el Oceanogràfic de Valencia, presentada como la mayor que puede verse en Europa.

Detalle de una Gran medusa «Huevo Frito», visible en el Oceanogràfic de Valencia
Detalle de una Gran medusa «Huevo Frito», visible en el Oceanogràfic de Valencia- EFE

El museo ha instalado 16 nuevos tanques con otras tantas especies diferentes, distribuidas en función de la temperatura del agua y el PH que requieren. En total, la exposición que podrá visitarse a lo largo de este año incluye mil ejemplares de medusas procedentes de hábitats templados, mediterráneos y tropicales.

El Mediterráneo es precisamente uno de los ecosistemas marinos más proclives a las medusas. Aquí habita la más común (Aurelia aurita) -que en países orientales se utiliza habitualmente con fines gastronómicos y es una de las fuentes de colágeno más investigadas por parte de la industria farmacéutica-; la Aguaviva, reconocible por su borde festoneado de color azul, y también una de las más urticantes, la medusa clavel o luminiscente.

El recorrido expositivo se apoya en numerosos paneles que explican de forma muy didáctica las principales características morfológicas de cada especie y algunas curiosidades sobre estos sorprendentes animales, que de hecho son un eslabón imprescindibles en la cadena trófica. Las medusas sirven como refugio para muchas especies, que se ocultan entre sus tentáculos y realizan servicios de “taxi”, transportando pequeños animales a través de las corrientes marinas. Además, estos invertebrados son una fuente de comida importante para otras especies. De ahí el grave problema que provoca la existencia de miles de toneladas de plástico en mares y océanos, puesto que al confundir las bolsas flotantes con medusas, muchas tortugas mueren asfixiadas.

Detalle de un banco de medusas «Ortiga del Japón,» que exhibe el Oceanogràfic de Valencia
Detalle de un banco de medusas «Ortiga del Japón,» que exhibe el Oceanogràfic de Valencia- EFE

Entre las principales curiosidades de esta muestra están las medusas invertidas (Cassiopeia xamachana), así denominadas porque sus tentáculos se disponen hacia arriba. La razón de ello es que así permite que la pequeña alga unicelular que vive entre sus tentáculos aproveche al máximo la luz. A cambio, esta medusa que vive en el fondo de lagunas someras de poca profundidad absorbe todos los nutrientes de su “compañero”. El Oceanogràfic ha ubicado esta especie en un acuario que reproduce las condiciones de un manglar del Golfo de Méjico o el Caribe.

La exhibición vendrá acompañada de diversas actividades paralelas, como talleres escolares y charlas. Entre ellas, la conferencia que ofrecerá el próximo mes de junio Amit Lotan, el inventor de la crema solar antipicaduras de medusas.