Última Hora La Policía registra el domicilio del expresidente catalán Jordi Pujol

Política

València en Comú lleva al pleno la retirada de símbolos religiosos de espacios públicos

El grupo municipal también propone incorporar conmemoraciones de carácter civil al calendario oficial

El portavoz de València en Comú, Jordi Peris, junto al alcalde de Valencia, Joan Ribó
El portavoz de València en Comú, Jordi Peris, junto al alcalde de Valencia, Joan Ribó - MIKEL PONCE

El grupo València en Comú (la marca blanca de Podemos) en el Ayuntamiento llevará al pleno del próximo jueves una moción por la laicidad institucional en la que incluye iniciativas como la eliminación de toda simbología religiosa en los espacios de titularidad pública que dependan del Consistorio, salvo que signifique un bien patrimonial e histórico contrastado.

La propuesta también tratará de instar al Ministerio de Hacienda a hacer público el censo de los locales, viviendas o espacios rústicos que estén exentos del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en este término municipal, así como de las inmatriculaciones que se hayan realizado en virtud de la Ley Hipotecaria de 1946 relacionadas con propiedades eclesiásticas.

Además, supondrá que el Ayuntamiento se pronuncie a favor de que se modifiquen las Leyes y Acuerdos estatales pertinentes (el concordato con la Santa Sede), para que las confesiones religiosas no tengan exenciones de impuestos municipales. En particular, en el caso IBI, sólo podrán quedar exentos de este impuesto los inmuebles destinados exclusiva y únicamente al culto. El acuerdo se elevaría posteriormente al Congreso de los Diputados.

La moción recoge que el Consistorio no organice de forma oficial ritos ni celebraciones religiosas, sino exclusivamente de carácter civil a excepción de aquellos que supongan un legado cultural o festivo y un bien patrimonial e histórico contrastado. Es más, València en Comú aboga por que se vayan incorporando progresivamente referencias y conmemoraciones de carácter civil al calendario oficial, centros públicos y a los callejeros municipales.

La propuesta defiende que el Ayuntamiento procurará que los colegios electorales del municipio estén libres de simbología religiosa o de otra naturaleza ideológica durante la jornada electoral. También que la corporación no se encomendará a santorales, imágenes o rituales religiosos; facilitará que las ceremonias civiles de matrimonios y funerales se puedan celebrar sin obstáculos; o que en los cementerios municipales los familiares de los difuntos puedan realizar los enterramientos que estimen pertinentes en base a sus creencias y convicciones.

Toda la actualidad en portada

comentarios