Imagen de la sección de pescadería de un supermercado de Mercadona - MIKEL PONCE
Economía

Las seis medidas de Mercadona para evitar que los alimentos terminen en la basura

La compañía ajusta el stock de sus tiendas, recicla los productos inservibles y dona 8.000 toneladas de comida al año

VALENCIAActualizado:

«Los alimentos alimentan, es lógico. Lo que no tiene ni pies ni cabeza es que terminen en la basura». Bajo ese lema, uno de los retos del sector de la distribución comercial pasa por evitar el desperdicio de los alimentos que no se venden en los lineales de los supermercados. Al respecto, Mercadona, que cuenta con más de 1.600 puntos de ventas repartidos por toda España, dispone desde hace años de una política de gestión de residuos para reducir los desperdicios en todos sus procesos que la compañía resume en seis puntos.

1. Árbol completo: vender calidad

La compañía presida por Juan Roig explica a través de su página web que en la venta de Fruta y Verdura, Mercadona prioriza la calidad por encima de la estética. Un ejemplo es el servicio de zumo de naranja recién exprimido que se sirve de naranjas de una gran calidad pero que por su aspecto o menor tamaño anteriormente tenían una difícil salida al mercado. Además, Mercadona «trata de ofrecer productos directos del campo evitando en la medida de lo posible la manipulación intermedia lo que permite que nuestros clientes ahorren y haya un mayor aprovechamiento agrícola».

2. Pedir lo justo y necesario

En Mercadona, explica la compañía, se intenta equilibrar al máximo el stock en cada uno de sus supermecados. Para ello, «tratamos de regular muy bien los pedidos para que se ajusten a la previsión de venta y evitar que se genere un sobrestock o acumulación de productos en la tienda».

3. Ser tenderos

Una de las máximas de Juan Roig y que se sitúa en el origen familiar de la compañía pasa por actuar como «tenderos». Al respecto, «Mercadona ajusta los precios en función del stock. Si la disponibilidad de productos sube, los precios bajan. De este modo, se venden más rápido, todos ganamos, y no tiramos». Estas prácticas, recalca la empresa, «son visibles sobre todo en nuestras secciones de frescos como medida para dar salida a diversos productos antes de que se estropeen».

4. Solo lo que necesitas

Mercadona explica que, de acuerdo con su estrategia comercial, «no animamos a que nuestros clientes almacenen o compren de más. No realizamos promociones u ofertas. En su lugar, disponemos de la política comercial SPB (Siempre Precios Bajos), que garantiza a los clientes el mínimo precio unitario con la máxima calidad».

5. Donar los productos aptos

La empresa subraya que «si un producto no se vende y es apto para el consumo, lo donamos a comedores sociales y otras entidades a través de nuestros recursos humanos y logísticos para que lleguen a los usuarios de estos centros en óptimas condiciones». A cierre de 2017 colabora con más de 140 comedores sociales de toda España. Mercadona donó el pasado ejercicio más de 8.000 toneladas a Bancos de Alimentos, comedores sociales y otras entidades sociales de toda España. Esta cifra equivale a 130.000 carros de la compra.

6. Convertir lo inservible

Mercado detalla que «si por algún motivo un producto caduca, se retira de la venta y lo entregamos a gestores autorizados para que lo transformen en energía, abono o pienso».