San Vicente del Raspeig La Guardia Civil detiene a la cuidadora de dos ancianos en estado vegetativo por robarles joyas y dinero

La mujer llevaba cerca de seis meses trabajando para la pareja, de la que obtuvo beneficios de unos 4.000 euros

Imagen de la cuidadora en un cajero desde donde sustrajo dinero de los ancianos
Imagen de la cuidadora en un cajero desde donde sustrajo dinero de los ancianos - GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha detenido a la cuidadora de un matrimonio de ancianos, ambos en estado prácticamente vegetativo, en San Vicente del Raspeig (Alicante) acusada de haberle sustraído unos 800 euros usando la tarjeta bancaria de la pareja y joyas que luego vendió por un total de 3.000 euros.

La arrestada, que llevaba trabajando unos 5 o 6 meses para este matrimonio, de 85 años, ha reconocido los hechos y alegado que estaba atravesando ciertas dificultades económicas.

Según fuentes de la Guardia Civil, la detenida, de 43 años y vecina de la citada localidad alicantina, ha quedado en libertad provisional con cargos tras pasar a disposición judicial por los delitos de hurto y estafa.

Los investigadores creen que pudo haber obtenido unos beneficios cercanos a los 4.000 euros en unos pocos meses, principalmente con la venta de las alhajas que sustrajo presuntamente de la vivienda de los ancianos.

La sospechosa fue arrestada tras ser identificada por el visionado de las cámaras de seguridad de las diferentes sucursales financieras donde realizó los extractos por un importe total de 800 euros con la tarjeta bancaria del matrimonio de la que se habría apoderado.

Su detención se produjo después de que una persona, en representación de la pareja de avanzada edad, denunciara a finales del pasado mes de enero a la Guardia Civil una serie de robos que había sufrido los ancianos.

Al parecer, echaban en falta las joyas del domicilio y se habían percatado de extracciones de dinero de su cuenta bancaria.

La cuidadora había localizado la tarjeta bancaria de la anciana y obtenido su número pin a través de conversaciones triviales mantenidas entre ambas.

Además de apropiarse de unos 800 euros mediante distintas extracciones bancarias con esa tarjeta, la detenida realizó once ventas diferentes de joyas que supuestamente había robado al matrimonio en establecimientos de compraventa de oro.

Aunque esas alhajas fueron vendidas por un total de unos 3.000 euros, "su valor real estimado es notoriamente superior" debido a su antigüedad, han indicado las mismas fuentes.

Según el instituto armado, estas joyas no han podido ser recuperadas, ya que fueron vendidas entre agosto y noviembre de 2016.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios