Juan Zumalde - VERLAS VENIR

Respirar

«Propongo carteles luminosos que digan todas las enfermedades que provoca la inhalación de porquería en suspensión»

Juan Zumalde
Actualizado:

Echen la culpa a la pertinaz sequía, a los motores diésel, a la conspiración judeo masónica o a quien quieran. Lo cierto, es que el aire que respiramos en Valencia capital está sucio. Es indecente. Y algo tendremos que hacer.

Tengo la suerte o la desgracia de ver desde la ventana de mi lugar de trabajo una panorámica de la ciudad de Valencia que me permite apreciar con todo lujo de detalles el nivel de mierda que hay en suspensión en el aire. Y es espectacular. Se lo aseguro.

Lamento profundamente que miles de ciudadanos, niños, mayores, enfermos de las vías respiratorias o incluso personas perfectamente sanas tengan que meterse en el cuerpo bocanadas de un aire tan insalubre.

Yo creo que para acabar con los humos habría que tomar medidas tan agresivas como las que se tomaron para acabar con otros humos: los del tabaco. De entrada, propongo carteles luminosos que digan todas las enfermedades que provoca la inhalación de porquería en suspensión. Luego, un impuesto prohibitivo para todas las actuaciones contaminantes (quemas de paja incluidas). A continuación, permitir la entrada en la ciudad solo al transporte público que, además, deberá ser ecológico.

La primera medida, la de los luminosos, la quiero con fotos super-explicitas de pulmones con cáncer, personas con respiración asistida… Cuanto más explicitas, más fácil será implantar la tasa por manchar y el cierre de la ciudad a los vehículos particulares.

Valencia es una ciudad espectacular. Muy atractiva, de las más atractivas de España, sin duda. Pero no debemos permitir que inspirar su aire siga siendo lo que es ahora: Una práctica insalubre. Más que nada porque solo hay una cosa imprescindible en esta vida: respirar.

Juan ZumaldeJuan Zumalde