Imagen de Puig en un acto celebrado este lunes en el Palau de la Generalitat
Imagen de Puig en un acto celebrado este lunes en el Palau de la Generalitat - ROBER SOLSONA
Controversia

Puig cree que el cartel de dos Vírgenes dándose un beso en la boca «no está planteado como una ofensa»

El presidenta de la Generalitat apela a ser «sensibles con la libertad de las personas de amar a quien quieran y como quieran»

VALENCIAActualizado:

Aunque el propio colectivo Lambda se ha desmarcado de la controversia, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha manifestado este lunes que cree "sinceramente" que el cartel de la entidad radical catalanista 'Endavant, Organització Socialista d'Alliberament Nacional', ha difundido para la celebración el próximo sábado del Día del Orgullo LGTBI en Valencia, en el que se ve a la 'Geperudeta' besando a la 'Moreneta', Virgen de Monserrat, "no está planteado como una ofensa" y ha apuntado que lo fundamental es ser "sensibles con la libertad de las personas de amar a quien quieran y como quieran".

Puig ha realizado esta declaraciones tras la concentración en repulsa por el atentado de Orlando (EEUU) contra un club frecuentado por homosexuales, en el que han muerto más de 50 personas, al ser preguntado por la polémica que ha despertado el cartel de las dos vírgenes besándose entre las instituciones eclesiásticas y que ha llevado al cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, a convocar un acto de "desagravio" a la Virgen de los Desamparados el próximo jueves.

Imagen del cartel de la controversia
Imagen del cartel de la controversia- ABC

El jefe del Consell, que ha mostrado su "respeto la libertad de expresión", ha señalado que "hay cuestiones que pueden ser más o menos acertadas" y que "la libertad de expresión tiene siempre esos límites del respeto" y en este caso en, no cree que esté planteado como una ofensa.

A su entender, "la cuestión fundamental" es que "hay que ser sensibles pero sobre todo hay que ser sensibles a la libertad de las personas a amar a quien quieran y como quieran". En este sentido, ha abogado por "buscar una ciudad mucho más respetuosa en general pero el primero que lo tiene que hacer es aquel que tiene más responsabilidad", ha concluido.