Política

Génova amenaza con «intervenir» en la crisis del PP de Valencia

La dirección nacional advierte de que no tolerará un congreso con dos candidatos y califica de «grave» el enfrentamiento

Imagen de Betoret y Contelles (en los dos extremos) durante la junta directiva celebrada este miércoles
Imagen de Betoret y Contelles (en los dos extremos) durante la junta directiva celebrada este miércoles - EFE

Tambores de guerra en el PP de la provincia de Valencia, que le ha estallado literalemente a la dirección nacional. El coordinador general de la formación, Fernando Martínez-Maíllo, ha advertido este jueves a la dirección regional de los populares valencianos encabezada por Isabel Bonig que Génova está dispuesta a "intervenir lo que sea necesario" en la provincia de Valencia para acabar con la división interna y conseguir la unidad de cara a su congreso.

Hasta ahora lo ha intentado hasta en dos ocasiones, la última este miércoles, sin éxito. Al respecto, Maíllo ha comentado en una entrevista en RNE que ayer tuvo una reunión con los candidatos a liderar el PP de Valencia, Vicente Betoret y Carmen Contelles, así como con la secretaria general del partido en la Comunitat, Eva Ortiz, para acercar posturas, pero el encuentro no produjo avances.

La dirección nacional del partido había trasladado la necesidad de no generar tensiones en el congreso, en una nueva llamada a la tranquilidad que no ha producido ningún cambio de intenciones. Contelles tiene decidido presentarse, por lo que ambas candidaturas se mantienen como hasta ahora.

Y ayer, la Junta Directiva del PP valenciano acabó sin acuerdo sobre el comité organizador del congreso, lo que Maíllo ha considerado "grave" y algo "bastante extraño".

La dirección nacional del partido lo seguirá intentando, ha dicho el coordinador, porque cuenta con "los mecanismos necesarios" para atajar situaciones que perjudican a las siglas y afectan a la dignidad de los afiliados.

Maíllo ha reconocido en clave electoral que la división interna influye "negativamente a los retos futuros". La provincia de Valencia ha sido históricamente uno de los principales bastiones del PP.

Ahora, según Maillo, hay "una división profunda entre candidatos", ha admitido también, pues ambos concitan el apoyo del 40 o 50 por ciento de los afiliados, y eso genera "mucha preocupación".

A su juicio, "Valencia necesita unidad tras todo lo que ha pasado, y una sola candidatura". Pese a ello, Betoret y Contelles mantienen su pulso, a diferencia de las provincias de Alicante y Castellón, donde José Císcar y Miguel Barrachina se perfilan como las únicas opciones.

Toda la actualidad en portada

comentarios