Eusebio Monzó, junto a los concejales del PP del Ayuntamiento
Eusebio Monzó, junto a los concejales del PP del Ayuntamiento - ROBER SOLSONA
Política

El PP ve un «ataque a las creencias» la moción sobre la retirada de símbolos religiosos de espacios públicos

Los populares califican de «verdadero disparate» la intención del equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Valencia

VALENCIAActualizado:

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Valencia, Eusebio Monzó, ha acusado hoy al alcalde de la ciudad, Joan Ribó, de ir "contra el sentir mayoritario de los valencianos" y de atacar "las creencias religiosas, las tradiciones y la historia" de la mayoría de los habitantes.

En un comunicado, Monzó ha considerado "un verdadero disparate" la intención del gobierno municipal de llevar adelante la aprobación de una moción en el próximo pleno sobre el laicismo institucional y la libertad religiosa.

En su opinión, la propuesta planteada por el portavoz de València en Comú, Jordi Peris (y que previsiblemente será y amparada por el PSPV y Compromís), "se fundamenta en una falsedad y esconde un perverso intento del alcalde de dividir y enfrentar a los valencianos".

Monzó ha explicado que "la Constitución determina claramente, dentro del Título I de los Derechos y Deberes fundamentales, en su artículo 16.3, que España en un Estado aconfesional y no laico, como pretenden hacernos creer desde el tripartito".

Este precepto constitucional implica, según el portavoz popular, que "ninguna confesión religiosa será la oficial del Estado, es decir, que no excluye el hecho religioso de ningún ámbito estatal, sino que abre el espacio público a todas las confesiones religiosas, no a ninguna en particular".

En este sentido, ha calificado como "una agresión a las creencias religiosas de la mayoría de los valencianos, y a su historia de más de 2.000 años, la pretensión de Ribó y sus socios de gobierno de aprobar una moción para que se supriman los símbolos religiosos de los espacios públicos".

Asimismo, ha tachado de "ignorante y fuera de la realidad" la intención de tripartito de mantener al Ayuntamiento "totalmente al margen de celebraciones tan arraigadas y queridas por el pueblo de Valencia como son la Virgen de los Desamparados, el Corpus, la Semana Santa o las festividades de San Vicente Ferrer y Mártir".

"En este ataque perverso a las creencias y tradiciones de los valencianos nos preguntamos cuál es el papel del Partido Socialista", ha planteado Monzó, quien ve "muy preocupante que los concejales socialistas, para mantener su débil estatus en el tripartito, traguen con medidas tan radicales".

Ha asegurado que los ataques de Ribó a las creencias de los valencianos "son obsesivos y no están para nada justificados" porque, a su juicio, la presencia de las religiones en el ámbito privado y público es "un tema asumido y superado", que los valencianos "viven desde el respeto y la tolerancia".

Para Monzó, la moción del tripartito "es inapropiada y está fuera de lugar" no sólo por el ataque que supone a la religión mayoritaria de los valencianos, sino porque además "pretenden debatir asuntos que están fuera de la competencia municipal como es el concordato entre la Iglesia y el Estado".