Imagen de archivo de la Policía Nacional en Valencia
Imagen de archivo de la Policía Nacional en Valencia - ROBER SOLSONA
Sucesos

Un policía fuera de servicio salva la vida a un bebé que se estaba ahogando en Valencia

El agente estaba circulando cuando encontró a la madre con la menor envuelta en una manta, cianótica y sin reaccionar a estímulos

VALENCIAActualizado:

La suerte quiso que sus caminos se cruzaran. Un agente de la Policía Nacional fuera de servicio salvó la vida a una bebé tras atenderla y auxiliarla mientras se estaba ahogando en Valencia. La bebé estaba en estado cianótico y no reaccionaba a ningún estímulo. Unos días más tarde la madre de la bebé le contó al policía que los médicos le habían dicho que sus maniobras fueron "determinantes" para salvarle la vida, según ha informado la Jefatura en un comunicado.

Los hechos ocurrieron cuando el agente destinado en la Comisaría de Sagunt circulaba en su coche con su hijo por Valencia, vio en la acera a una mujer joven con un bebé envuelto en una manta, por lo que de inmediato se acercó.

El policía preguntó si necesitaba ayuda y le contestó muy nerviosa y gritando que su hija se moría, viendo entonces el agente que la bebé estaba cianótica y sin estímulo alguno, por lo que la cogió y empezó a realizarle maniobras de reanimación, pero sin reacción alguna, a la vez que le decía a su hijo y a las personas que se habían acercado que llamaran al 112.

Como la bebé no reaccionaba le dio la vuelta para comprobar si tenía algo en el interior de la boca, notando entonces cómo tenía toda la garganta, boca y nariz llena de mocos, que comenzó a retirar rápidamente desalojando las vías respiratorias, comenzando en ese momento la bebé a dar síntomas de reacción y a llorar, todo esto con dificultad.

Instantes después llegó una patrulla de Policía Local y un servicio sanitario que tras atenderla y estabilizarla la trasladó a un hospital. El subinspector, mientras atendía la niña y llegaba el servicio sanitario, recibió consejos médicos por teléfono desde el 112.

Unos días más tarde, tras interesarse el subinspector por el estado de la bebé, la madre, muy agradecida, le contó que los médicos le habían dicho que sus maniobras fueron determinantes para salvarle la vida, según las mismas fuentes.