Antonio Estañ, junto a Fabiola Meco y César Jiménez
Antonio Estañ, junto a Fabiola Meco y César Jiménez - MIKEL PONCE
Política

Podemos quiere abrir a principios de año su debate de pactos electorales en la Comunidad Valenciana

Los morados pretenden iniciar el proceso interno que ratifique la posibilidad de confluencias, especialmente con Esquerra Unida

VALENCIAActualizado:

Podemos ya tiene la mirada fijada en la celebración de elecciones y no quiere llegar a los próximos comicios con prisas de última hora. Con el objetivo de cumplir convenientemente con los tiempos de un proceso que resultará largo, la formación morada tiene intención de abrir a comienzos de 2018 su debate interno sobre las posibles confluencias en la Comunidad Valenciana.

El partido que dirige Antonio Estañ se encuentra durante estas últimas semanas del año centrado en los Presupuestos de la Generalitat, que se tendrán que aprobar -previsiblemente- la semana que viene. Una actividad que ha aparcado momentáneamente la vida interna.

El calendario no se encuentra cerrado ni existe una fecha concreta, según fuentes de la formación, para convocar el Consejo Ciudadano Valenciano (la Ejecutiva autonómica) en el que se ponga encima de la mesa ya abiertamente esta cuestión, pero la idea es que se celebre a lo largo de enero si no existen contratiempos.

Que se inicie tan pronto tiene una justificación: una vez abierto este tema, tendrán que redactar un documento que llevarán al CCV para, posteriormente, someterlo a consulta de las bases. Una vez superada esta primera fase, llegará la de las primarias de los candidatos, sobre las que se tendrá que decidir la fórmula de votación, para confeccionar finalmente la lista a las elecciones. Todo ello llevará meses y Podemos quiere estar preparado no únicamente para los comicios autonómicos y municipales de 2019, sino ante un posible adelanto electoral de las generales por parte de Mariano Rajoy dependiendo de lo que suceda en Cataluña a partir del resultado del 21 de diciembre.

En cuanto a las posibles confluencias, parece que la más probable a día de hoy es con Esquerra Unida. Fuentes de la formación morada explican que se han producido contactos informales, aunque para comenzar los formales primero esperarán a que resuelvan el conflicto surgido después de que se apartara a su coordinador general, David Rodríguez, por pagar con dinero público de la Diputación de Alicante un viaje a Cuba para asistir al funeral de Fidel Castro. El partido tiene pendiente todavía elegir a la nueva dirección, para lo que han convocado una reunión del Consell Polític Nacional el 20 de enero.

Antonio Montiel y Antonio Estañ, en las Cortes Valencianas
Antonio Montiel y Antonio Estañ, en las Cortes Valencianas-MIKEL PONCE

Podemos considera que una alianza con EUPV supondría un crecimiento de poder municipal y provincial. Además, también calculan un aumento de diputados en las Cortes Valencianas, de donde Esquerra Unida se quedó fuera por no superar la barrera del 5% con el 4,26% de los votos en las últimas elecciones autonómicas. Un hecho que reforzaría el liderazgo de Antonio Estañ tras el paso atrás de Antonio Montiel. Aun así, existen sectores en el partido que no parecen convencidos de la necesidad.

Pese a todo ello, un posible cambio de la ley electoral que los grupos parlamentarios ya se encuentran negociando -excepto el PP- podría hacer replantearse el pacto Podemos-EUPV, cuando estos últimos no necesitarían a los morados si la barrera se rebajara al 3%.

Más lejos de Compromís

La que más lejana se ve en este momento es la alianza con Compromís de cara a las autonómicas. Tras concurrir conjuntamente a las pasadas generales, no obtuvieron mejor resultado que si hubieran acudido por separado. A lo que se suma la división dentro de la propia coalición sobre la reedición de ese pacto. Mientras todos los pronunciamientos de los dirigentes del Bloc (formación mayoritaria dentro de Compromís) han ido en la línea de no acudir con Podemos, Iniciativa (dirigido por Mónica Oltra) ha mantenido silencio y ella misma se resiste a hablar de esta cuestión tan pronto.

Las relaciones en la Comunidad Valenciana tampoco son las mejores. Tanto los morados como la coalición han agrandado su distancia últimamente. Podemos, fuera del Consell al rechazar la oportunidad de entrar, ha endurecido su discurso y su actitud se ha convertido en más agresiva una vez sobrepasado el ecuador de la legislatura y quedando año y medio para los comicios autonómicos. Quiere marcar distancia de sus socios del Acuerdo del Botánico en busca de espacio propio y ha visibilizado esa presión a PSPV y Compromís con varias iniciativas en las Cortes Valencianas (incluyendo el «susto» de abstenerse en la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos de 2018). De hecho, siguen sin dejar claro su apoyo a las cuentas, aunque han conseguido negociar con los partidos del Gobierno varias de sus enmiendas clave, por lo que parece menos probable el voto en contra.

Todo se encuentra en el aire por ahora, al igual que una cuestión menor pero no por ello poco llamativa: las marcas con las que se presentarán a las elecciones, tanto a nivel autonómico como en los municipios. Los morados no se aventuran a dar ideas por ahora.