Ximo Puig y Carmen Montón, en las Cortes, en una imagen de archivo
Ximo Puig y Carmen Montón, en las Cortes, en una imagen de archivo - ROBER SOLSONA
Sociedad

Parkinson Valencia denuncia que el Consell dejará a 2.500 enfermos sin terapia al eliminar la subvención

La organización critica que «eesde que se constituyó el actual Gobierno, no ha invertido ni un solo euro ni un minuto de su tiempo en el tratamiento de estos enfermos»

VALENCIAActualizado:

La asociación Parkinson Valencia ha denunciado este jueves que los 2.500 enfermos a los que atiende actualmente "se quedarán sin terapia al eliminar la subvención la Conselleria de Sanidad" en los presupuestos del departamento para 2018. "Desde que se constituyó el actual Consell, no ha invertido ni un solo euro ni un minuto de su tiempo en el tratamiento terapéutico de estos enfermos", aseguran desde la organización.

Según ha lamentado Parkinson Valencia en un comunicado, los pacientes han recibido la noticia "como un jarro de agua fría" en el marco del Encuentro Anual de la Sociedad Española de Neurología (SEN), que se celebra durante estos días en València y donde la asociación ha recibido "muestras de apoyo de todos los profesionales y asociaciones del sector".

Tras conocer que la Conselleria ha "eliminado la línea de atención directa de 50.000 euros" a enfermos de Parkinson, la presidenta, Julia Climent, ha expresado su preocupación por el futuro de estos pacientes. "Queda en el aire, al no poder recibir terapias asistenciales de rehabilitación, logopedia, fisioterapia y psicología", ha advertido.

Se trata de una línea de ayudas que "ha permitido hasta el momento que estos pacientes reciban desde hace más de 20 años un servicio asistencial indispensable para este tipo de enfermos", dado que el Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que precisa de una rehabilitación neuromotora. Este servicios los presta la asociación por "un tercio del coste que tiene un servicio privado".

En la actualidad, la titular de Parkinson Valencia ha explicado que no están cubiertos por la Seguridad Social, por lo que ha denunciado que "no todos los pacientes que queden desatendidos podrán asumir el coste de un tratamiento privado".

Por este motivo, Climent ve imprescindible mantener la subvención de 50.000 euros, que "ha dependido hasta ahora de la dirección general de Asistencia Sanitaria de la Conselleria de Sanidad" y "supone una parte importante de la financiación" de la asociación para contratar a los profesionales.

"Urge buscar una solución a este problema, porque estos enfermos necesitan este tipo de asistencia que, si no se les presta, repercutirá en un mayor coste por paciente a nivel de dependencia y envejecimiento", ha reivindicado, para definir a la asociación como "un eslabón indispensable en la cadena de la asistencia sanitaria al paciente con Parkinson".

De lo contrario, la presidenta ha alertado que "desaparecerán por falta de financiación 1.300 sesiones de rehabilitación grupal de fisioterapia y 3.000 sesiones de rehabilitación individual que se prestan en la actualidad en la asociación Párkinson Valencia".

Superará al cáncer en 2040

Desde la organización advierten además de que "en 2040, el Parkinson superará el cáncer como enfermedad común, con la diferencia de que en España son las asociaciones, los enfermos y sus familiares quienes asumen buena parte del gasto que genera la enfermedad, ya que el tratamiento terapéutico siendo imprescindible no está incluido en la seguridad social".

Según el Libro Blanco del Parkinson en España, se estima que las asociaciones ofrecen servicios por valor de más de 26 millones de euros anuales, incluidos en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Ayudas competitivas

Por su parte, la Conselleria de Sanidad ha recordado a la asociación que las ayudas del presupuesto para 2018 son abiertas y competitivas en lugar de nominativas, si bien ha señalado que "podrá seguir optando a ayudas públicas" tanto a través de esta vía como en las que concede la dirección general de Investigación.

Sanidad ha explicado al respecto que las ayudas del presupuesto de 2018 incorporan un cambio en la forma de concederlas respecto a las cuentas de este ejercicio, con el propósito de que "el procedimiento sea más equitativo y transparente".

De esta forma, "en lugar de ayudas nominativas, las subvenciones serán abiertas y competitivas", con el objetivo de garantizar la libre concurrencia de las entidades que deseen acceder a las ayudas públicas y que cumplan con las bases de la subvención.