Imagen de los actores de la película «Nada será igual», en el acto celebrado en Castellón - ROBER SOLSONA

Acoso escolarPara que nada sea igual

Un mediometraje sobre acoso escolar consigue sensibilizar a miles de alumnos de Castellón e involucrarlos en la lucha antibullying

Actualizado:

«Es tan culpable el que hace bullying como el que lo ve y se calla». Esta es una de las reflexiones de una niña de 12 años de un instituto de Castellón después de que su profesora les pusiera, a ella y a sus compañeros en clase, el mediometraje «Nada será igual». La cinta narra la historia de Alexandra, una joven transexual que sufre acoso escolar, tanto verbal como físico, hasta el punto de intentar quitarse la vida. La película, que se ha proyectado en las aulas de los colegios e institutos de toda la provincia de Castellón, ha conseguido sensibilizar a los jóvenes y concienciarles sobre la importancia de romper el silencio ante el maltrato escolar.

El éxito de este proyecto, impulsado por la Diputación de Castellón, tuvo su culmen en el día de ayer, Día Internacional contra el Acoso Escolar, cuando Víctor Antolí, impulsor y director creativo del filme, y su equipo de actores celebraron un acto para reivindicar la «tolerancia cero» ante el acoso y la violencia en las aulas.

La experiencia de los once actores de «Nada será igual» –jóvenes de entre 15 y 18 años– ha superado las expectativas. Todos ellos han sido protagonistas de situaciones reales, de problemas que saben que están mucho más cerca de lo que parece. «Hemos recibido muchísimos mensajes de personas que se sienten identificadas con los personajes. Chicos que nos dicen que les hacen bullying... e incluso de acosadores que, después de haber visto la película, se arrepienten y piden perdón a quienes acosaban. Es increíble», explica para ABC Paula Bagán, actriz que interpreta el papel de Carol, una chica que también sufre acoso «por ser diferente».

Los protagonistas del filme junto a Javier Moliner, presidente de la Diputación de Castellón
Los protagonistas del filme junto a Javier Moliner, presidente de la Diputación de Castellón- ROBER SOLSONA

El mensaje que se quiere trasladar de denuncia ante maltrato ha calado. Bagán cuenta que, en una de las aulas, un alumno se levantó de la silla y, señalando a otro chico, dijo: «Ese chico me hace bullying».

Sin embargo, la joven recalca que la intención no es «dar guerra» contra los acosadores, sino concienciar y señalar que hay problemas detrás de un comportamiento. «En la película, por ejemplo, un chico maltrata a otro porque su padre de pequeño le pegaba».

Aunque la transfobia es el hilo conductor del mediometraje, el racismo, la crisis de autoestima o la popularidad son subtemas que se tratan entre este grupo de adolescentes, que interpretan a personajes «muy parecidos» a cualquier joven, pero que «actúan diferente ante el maltrato». La empatía, la personalidad y la valentía son, para su director, la clave del éxito de la película.

Luchar contra el silencio

Como dijo el rapero Arkano, padrino del acto de ayer junto al «youtuber» Alex Brooking –alias «Stoneismyname»–, «Toda persona que está detrás de un micro tiene responsabilidad social». Y ellos, famosos entre adolescentes y populares en las redes sociales, quisieron aportar su mensaje y difundir la necesidad de «luchar contra el silencio» para terminar con un problema que, cuando no se cobra vidas, deja algo casi peor; «muertos en vida».

El «youtuber» Stoneismyname y el rapero alicantino Arkano, ayer en Castellón
El «youtuber» Stoneismyname y el rapero alicantino Arkano, ayer en Castellón- ROBER SOLSONA