Vicente Ordaz - EL FARO

Los pañales en valenciano

«No estamos para perder el tiempo con majaderías de esta índole»

Vicente Ordaz
Actualizado:

De verdad, me parece mediocre el contenido de la carta que 12 ayuntamientos de la Comunidad hacen llegar a los padres de los recién nacidos de sus municipios para recordar la importancia de hablarle a sus hijos recién nacidos en valenciano.

Es triste que os gastéis nuestro dinero en estas cosas, pero si no dais para más, habrá que aceptarlo. Disfruten de lo votado. El sinsentido de la misiva ha tenido un alto alcance mediático en la parte en la que se recomienda a los padres valencianizar nombres y apellidos. Si aquí pongo lo que pienso sobre la idiotez que me parece es probable que ABC se viera obligado a prescindir mi colaboración, prefiero que no. Pero más grave aunque haya pasado más desapercibido es otro de los términos de la acción. En Castellón si traes un niño al mundo, el ayuntamiento te hace llegar un babero con el siguiente texto: «Con este regalito queremos daros la enhorabuena por la nueva etapa que empezáis en vuestras vidas y queremos incidir en la importancia que tiene para nuestra sociedad las decisiones que tomaréis en referencia a su educación -en relación a los recién nacidos- y sobre todo al idioma que le habléis». Atención, “sobre todo al idioma que le habléis”. Ese es el concepto, la prioridad. Primero el idioma, luego todo lo demás. De risa, de chiste… de pena, ya está bien.

Imagen del «kit» que se incluye en la campaña
Imagen del «kit» que se incluye en la campaña - ABC

Si a los señores de la Agencia de Promoción del Valenciano no les importa, le hablaré a mi hijo como me parezca, y si no les importa también, le dejaré el apellido tal como está por que es el que tiene y porque no estamos para perder el tiempo con majaderías de esta índole. Eso si, en algo hemos sido pioneros. Somos la primera región del mundo en la que cuando eres padre, o madre, la matrona te entrega a tu hijo con un manual de instrucciones. Me imagino la cara de más de uno cuando abra el sobre y lo que le explica su ayuntamiento es que las nanas las cante en valenciano, los cuentos se los narre en valenciano, y el apellido si puede ser que lo valencianice. Todo esto cuando te acaban de poner la criatura en las manos. Si me pasa hoy, no sabría por dónde empezar, si por los pañales, o por el apellido

Vicente OrdazVicente Ordaz