Política

Los obstáculos entre González Pons y la alcaldía de Valencia

El exconseller suena como posible candidato al Ayuntamiento de la ciudad, pero su traslado supondría dejar sin referentes al PP en Europa

Esteban González Pons, este viernes en las Cortes Valencianas
Esteban González Pons, este viernes en las Cortes Valencianas - MIKEL PONCE

Dos años, como bien remarcan aquellos que se dedican a la cosa pública, es mucho tiempo en política. Imposible resulta augurar lo que puede ocurrir hasta 2019 en los partidos, pero es inevitable que las intenciones se vayan percibiendo.

La ciudad de Valencia es considerada una plaza fundamental que el PP se marca como objetivo para recuperar en las próximas elecciones municipales -sin la cual entienden que tampoco serán capaces de alcanzar la Generalitat- después del duro golpe del caso Taula. Con nueve de los diez concejales en el Ayuntamiento investigados por presunto blanqueo de capitales, el partido busca un perfil capaz de arrastrar los votos necesarios y alejado de los casos de corrupción.

La misión no es sencilla y menos tras un cuarto de siglo con Rita Barberá a la cabeza. La líder del PPCV, Isabel Bonig, admite que se encuentran a la busca de un nombre, aunque su propuesta tendrá que contar en cualquier caso con el visto bueno de Génova. Algunos no descartan ni mucho menos la opción de un independiente lo suficientemente conocido como para no necesitar presentación, pero no tienen claro que gustara a la dirección nacional.

Precisamente por la proximidad a ella, una de las personas que más ha sonado últimamente ha sido el portavoz popular en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons. Su reaparición como presidente de la Mesa del congreso regional de los populares no pasó desapercibida y el perfil encaja con las preferencias de Génova.

Sin embargo, son varios los factores que podrían no asentar la candidatura. Fuentes del PPCV apuntan en primer lugar a la buena posición en la que se encuentra en Europa. Aunque la alcaldía de Valencia es una propuesta jugosa, la situación en la ciudad y en el partido no es la más cómoda para volver y pelearse la cabeza de cartel en una guerra en la que hasta el momento se ha mantenido al margen.

Sin referentes en Europa

En segundo lugar, el que fuera portavoz con el Consell de Francisco Camps es una de las piezas fundamentales del PP en Europa. Trasladarlo a Valencia supondría en parte desmantelar el partido a esa escala, una estrategia que los populares tendrán que estudiar a conciencia.

Además, la posible coincidencia de las elecciones europeas con las autonómicas y locales podría ser otro obstáculo para cumplir con el objetivo de convertirlo en candidato. El partido tendría que elegir entonces en qué puesto lo coloca.

Conforme sigan avanzando los meses y, sobre todo, tras la celebración del congreso local con el que se tratará de ratificar al ahora responsable de la gestora Luis Santamaría como presidente, quedarán por ver los siguientes movimientos y los nuevos nombres que puedan seguir sonando. Y es que dos años es un mundo en política.

Toda la actualidad en portada

comentarios