Mónica Oltra y Vicent Marzà, este miércoles en las Cortes
Mónica Oltra y Vicent Marzà, este miércoles en las Cortes - MIKEL PONCE
Educación

El nuevo modelo de plurilingüismo del tripartito inicia su tramitación en las Cortes Valencianas

El PP y Ciudadanos han votado en contra al considerar que lo único que se pretende es «imponer» un plan similar al de Cataluña

VALENCIAActualizado:

La proposición presentada por el PSPV, Compromís y Podemos para la elaboración de una nueva ley de Plurilingüismo que fija un mínimo del 25 % de horas lectivas en castellano y valenciano y del 15 % en inglés, que llegue como máximo a un 25 %, ha iniciado este miércoles su tramitación parlamentaria.

El pleno de Les Corts ha tomado en consideración la norma, con los votos a favor de los grupos proponentes de la iniciativa y de los cuatro exdiputados de Ciudadanos, mientras que el PP y Ciudadanos han votado en contra al considerar que lo único que se pretende es "imponer" un modelo lingüístico similar al de Cataluña.

La iniciativa, que cuenta con el criterio favorable del Consell, desliga el incremento de horas en inglés al incremento de horas en valenciano, como recogía el decreto de plurilingüismo suspendido por el Tribunal Superior de Justicia, y prevé desarrollar en una normativa posterior la posibilidad de certificar el aprendizaje de idiomas.

La posibilidad de solicitar exenciones en el estudio del valenciano en zonas castellanohablantes que contempla la Llei d'Ús se mantiene vigente, si bien el texto contempla un esfuerzo de la Administración para conseguir la plena implantación del plurilingüismo en forma de formación del personal docente, profesorado extra o material curricular específico, entre otros.

En el artículo 11 de su capítulo primero, la proposición de ley contempla que "la Conselleria promoverá que los centros educativos sostenidos con fondos públicos vehiculen el 50 % del tiempo curricular en valenciano" y "el 25 % en inglés".

«Ansias nacionalistas»

El diputado de Compromís Josep Nadal ha afirmado que la iniciativa se presenta ante "la deslealtad del PP que se dedica a judicializar la mayoría de iniciativas legislativas que salen del Consell y de Les Corts" y busca que el alumnado acabe sus estudios dominando el castellano, el valenciano y el inglés.

Nadal ha tendido la mano al PP y a Ciudadanos para negociar y llegar a acuerdos en el trámite de enmiendas de esta ley y ha pedido a todas las formaciones que "demuestren responsabilidad y altura de miras" y dejen "los conflictos identitarios en casa".

La popular Beatriz Gascó ha rechazado la ley por considerar que es "ilegal" y sectaria", que "da la espalda a las familias", vulnera derechos fundamentales y pretende ser "un calco del modelo catalán", y ha advertido de que el PP "no apoyará las ansias nacionalistas" del conseller de Educación, Vicent Marzà.

Lo mismo ha opinado la diputada de Ciudadanos Mercedes Ventura, quien ha dicho que no van a tolerar que hagan chantaje a la Comunitat ni apoyarán "normas marcadas ideológicamente al puro estilo Compromís", que no ofrecen nada nuevo y siguen vulnerando el derecho de las familias a elegir.

Nadal ha criticado la "obsesión" del PP y Ciudadanos con Cataluña y ha señalado que ahora tiene que ser él quien dice "no ens fareu catalans", al tiempo que ha negado que haya imposición en esta ley pero se ha preguntado si no les parece una "vergüenza" que solo el 30 % de valencianos domine la lengua propia de los valencianos.

Al estilo de Cataluña

Gascó ha insistido en denunciar que el Consell pretende hacer suyo "el modelo y la hoja de ruta" aplicada en Cataluña, y Ventura se ha mostrado partidaria de potenciar el valenciano "pero no al estilo Cataluña", imponiendo y adoctrinando, y ha afirmado que el Consell lleva "tres intentos de colonizar la escuela valenciana".

El portavoz parlamentario socialista, Manolo Mata, ha pedido al PP y a Ciudadanos que se lean el decreto y "no satanicen la posibilidad de que una generación de niños hable las tres lenguas", y les ha dicho que "el valenciano no morirá porque ustedes quieran matarlo".

César Jiménez (Podem) ha defendido las aportaciones realizadas por esta formación para mejorar la norma y hacer del plurilingüismo un modelo "útil", entre las que ha citado el establecimiento de un programa único, un calendario de aplicación reducido y sistemas de evaluación cada dos años en lugar de cuatro.