DESAFÍO SOBERANISTA

Nacionalidad catalana para los valencianos: la «chorrada» según Ximo Puig que se torna Constitución

El presidente de la Generalitat atribuyó las tesis de los «países catalanes» a la «paranoia» de parte de la población valenciana

Imagen de una manifestación catalanista en Valencia
Imagen de una manifestación catalanista en Valencia - EFE

La propuesta de Constitución catalana que desde este miércoles obra en poder de la presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell, plasma negro sobre blanco lo que el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, calificó de «chorrada fruto de una paranoia». La posibilidad de otorgar a los ciudadanos valencianos la nacionalidad catalana que establece el texto que sirve de guía para el proceso secesionista introduce de nuevo un debate especialmente incómodo para la izquierda valenciana: el de los países catalanes.

Los coqueteos con las tesis independentistas defendidas en el pasado por actuales miembros del Consell (desde la vicepresidenta, Mónica Oltra, hasta los titulares de Educación, Vicent Marzà, y de Transparencia, Manuel Alcaraz) se suman a la tibieza de Puig a la hora de rechazar las injerencias de los separatistas catalanes en materia identitaria.

Además, con el cambio de gobierno, las organizaciones de la sociedad civil partidarias de extender los postulados catalanistas en la Comunidad Valenciana han encontrado el respaldo institucional y prespuestario del que habían carecido durante dos décadas.

El respaldo de la Diputación de Valencia a Acció Cultural del País Valencià (ACPV) o las subvenciones de la Conselleria de Educación a medios que se autoproclaman la «voz de los países catalanes» revelan la nueva estrategia. Una política que coincide en el tiempo con los planes de las formaciones que sostienen el Gobierno catalán (Junts pel Sí y la CUP) de propagar a la Comunidad Valenciana y Baleares el proceso secesionista.

Esta estrategia contrasta con el dato que revela que prácticamente seis de cada diez habitantes declaran sentirse «tan español como valenciano». Así lo indica un estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) elaborado tras las pasadas elecciones autonómicas. El 57,7 por ciento de los consultados optaron por esta respuesta. Solo un 1,7 por ciento decía sentirse solo valenciano, mientras que el 21% declaraba sentirse únicamente español. El CIS no daba ni tan siquiera la opción de expresar el sentimiento de catalanidad que defienden dirigentes políticos de Compromís.

De acuerdo con el estudio, cuya ficha técnica indica que se realizaron 989 entrevistas en 82 municipios de las tres provincias, solo un 3,4 por ciento de los valencianos respaldarían un Estado en el que se reconociese a las comunidades autónomas la posibilidad de convertirse en estados independientes. La opción mayoritaria (36,9 por ciento) se decanta por un Estado con comunidades autónomas como en la actualidad y apenas un 10% reclama mayor autonomía.

Toda la actualidad en portada

comentarios