Imagen de José María Ricart
Imagen de José María Ricart - ABC
José María Ricart (dermatólogo)

«El marcador de un futuro problema de alopecia no es la caída del pelo, sino la pérdida del grosor»

Con 4.000 pacientes mensuales de 30 países, el Instituto Médico Ricart de Valencia es un referente internacional en el tratamiento de problemas capilares

VALENCIAActualizado:

La pérdida de pelo es una de las principales preocupaciones estéticas de la población desde hace siglos. Ya en el Antiguo Egipto existían ungüentos que prometían revertir la temida alopecia. Cuentan además que Aristóteles fue el sabio que primero apuntó a la androgenética como posible causa de la calvicie, cuando se dio cuenta de que ni los eunucos (castrados) ni las mujeres perdían todo el cabello. El lucrativo (y engañoso) negocio de los crecepelos comenzó a desarrollarse sobre todo a partir de la Edad Media, e incluso a día de hoy los expertos aseguran que la mayor parte de los productos que se venden en el mercado con la etiqueta “anti caída” son un timo en toda regla.

La alopecia es una patología tenaz para la que todavía no se han inventado milagros, lo que no significa que no se hayan producido significativos avances en la lucha por su prevención y tratamiento. Hoy en día, el 85% de los pacientes que diagnostican precozmente su alopecia y reciben tratamiento consiguen estabilizar el problema en un plazo de diez años. La mesoterapia con cócteles de vitaminas y fármacos, así como la plaquetar (inyectando plasma del propio paciente en el cuero cabelludo), son dos de los tratamientos más innovadores para conseguir la redensificación del cabello. No obstante, en el caso de la muerte definitiva del folículo, no queda más remedio que recurrir al trasplante.

El doctor José María Ricart, director del Instituto Médico Ricart y Jefe de la Unidad de Dermatología del Hospital Quirón de Valencia, es uno de los principales expertos en este ámbito a nivel internacional. No en vano esta clínica es, junto con otro centro de Málaga, la primera que ha puesto en práctica en España una novedosa técnica de trasplante capilar que permite la extracción de unidades foliculares sin que sea necesario rasurar el cabello del paciente (y por lo tanto permite reincorporarse a la vida cotidiana de forma inmediata).

Ejemplo de las técnicas de transplante
Ejemplo de las técnicas de transplante- ABC

Hasta ahora el método habitual consistía en realizar al paciente un corte muy grande en la nuca, de oreja a oreja, como rodaja de un melón. Se extraía el pelo y la grasa, que luego las enfermeras cortaban en daditos tratando de simular las unidades foliculares naturales. Con esta nueva técnica -publicada hace un año y medio por la revista científica International Society of Hair Restoration Surgery y conocida como “Non Shaven Fue”-, no es necesario realizar ningún corte”.

Íker Casillas y Rafa Nadal

La ventaja de esta técnica con respecto a los trasplantes de cabello habituales –los que por ejemplo se han realizado deportistas como Rafa Nadal o Iker Casillas- explica la afluencia a la consulta del doctor valenciano de hombres y mujeres de hasta 30 nacionalidades distintas (incluso de varios jeques árabes, nos comentan).

Según este médico valenciano, “el 50% de las mujeres y el 65% de los varones de más 50 años sufren algún tipo de alopecia androgenética. Es casi una forma de envejecimiento, junto con el deterioro en la calidad uñas o de los huesos. “Los problemas alopécicos entre la población femenina no son mayores ahora que antes, la diferencia está en que cada hay más mujeres que demandan tratamientos”, aclara.

Además del Non Shaven Fue, la clínica valenciana es un referente a nivel nacional en distintos tipos de la formulación de compuestos vitamínicos que se inyectan directamente en el cuero cabelludo o se administran por vía oral. “Es un tipo de técnica muy efectivo para reactivar el pelo que está a punto de morir”. Es decir, no crece más pelo, pero permite que el pelo fino vuelva a adquirir grosor.

Prevención

La gente viene a consulta cuando nota mucha caída del pelo, sin embargo ese síntoma suele estar relacionado con la estación del año. En otoño el pelo cae como las hojas de los árboles –explica este especialista-. El marcador al que hay que estar más atentos es el de la pérdida de densidad. Cuando notas que el pelo es como un hilo”. En cualquier caso, aclara, lo más conveniente es adelantarse al problema y someterse a un estudio diagnóstico precoz para iniciar un tratamiento que evite el problema antes de que se manifiesten”.

La predisposición genética es sin duda el factor clave detrás de la alopecia, pero los factores epigenéticos (es decir, los asociados a los hábitos de vida) son también esenciales. “Hay formas de vida que permiten que los genes se expresen en toda su plenitud o no. Está claramente demostrado que si no fumo, no bebo, cuido mi alimentación y no estoy sometido a estrés, tendré más pelo”.

Por último, preguntamos al doctor Ricart si son efectivos los champús “anti caída” y otros productos similares para el cabello que solemos ver en los lineales de cualquier droguería, supermercado o farmacias. “La Sociedad Española de Dermatología está estudiando iniciar una campaña para retirar el nombre de champú “anti caída”, porque es mentira. El único producto que tiene efectividad científicamente comprobada es el Minofidil, un fármaco que se aplica localmente sobre el cuero cabelludo y produce vasodilatación e incrementa la fase de nacimiento del cabello. Lo demás son vende-motos”.