Compromís, PSPV y Podemos presentan su propuesta de reforma de ley electoral
Compromís, PSPV y Podemos presentan su propuesta de reforma de ley electoral - ROBER SOLSONA
Política

Ley electoral: el tripartito plantea que los votantes puedan elegir hasta tres diputados de forma preferente

PSPV, Compromís y Podemos registran la propuesta de reforma sin contar con Ciudadanos, que sigue mostrando sus reservas

Los partidos del Botánico defienden las listas cremallera, en las que incluyen que el sexo venga determinado por la «ley Trans»

VALENCIAActualizado:

Los partidos que sustentan al Consell han registrado finalmente este miércoles en las Cortes Valencianas su propuesta de reforma de la ley electoral tras más de un año desde que se iniciaran los trámites para tratar de sacarla adelante. PSPV, Compromís y Podemos han optado por presentar un texto en solitario después de varios intentos de atraer a Ciudadanos, que el pasado mes frenó en seco las negociaciones. Su apoyo, de hecho, es fundamental para aprobar la ley al tener que contar con una mayoría de dos tercios de la Cámara.

El tripartito incluye en su propuesta como principal cuestión la rebaja de la barrera electoral del 5% al 3% tanto a nivel autonómico como provincial, lo que favorecería la entrada de partidos que en los pasados comicios se quedaron sin representación, como Esquerra Unida. También introducen otras novedades como las listas cremallera para que en todas las candidaturas haya una representación del 50% de ambos sexos y que, además, hombres y mujeres se alternen consecutivamente, de forma que todos tengan opción a puestos de salida. Como especificidad, señalan que «se considera válida la identidad de género expresada que sea acreditada» de acuerdo a la conocida como «ley Trans», aprobada por las Cortes el pasado año.

La reforma también contempla incompatibilidades para que los alcaldes y los concejales no puedan ostentar este cargo a la vez que son diputados autonómicos, algo que ahora sí que se produce en casi una quincena de casos. Un hecho que, en opinión de miembros de prácticamente todos los partidos, provoca una excesiva acumulación de poder y, además, que no se rinda lo suficiente en la actividad parlamentaria. Aun así, esto no conllevará la inelegibilidad. Es decir, los candidatos a primeros ediles y los que podrían ser ediles tendrán la opción de ir en las dos listas, tanto la autonómica como la municipal, de cara a las elecciones. Una vez conocido el resultado, elegirían entre uno de los dos puestos, por lo que no se les obligaría a tomar la decisión previamente.

La intención durante estos meses de incentivar a las formaciones para la celebración de primarias se ha traducido finalmente en que se aumente un 5% la subvención electoral para aquellas que acrediten en la Junta Electoral la «utilización de un procedimiento de primarias abiertas a la ciudadanía que garantice un proceso democrático de concurrencia de candidaturas y la participación mediante voto directo para la elección de sus listas».

Se marcará con cruces

Otro de los puntos más relevantes es el relativo al voto preferencial. Los ciudadanos seguirán votando la candidatura de una única formación política, pero tendrán la posibilidad de expresar voluntariamente su preferencia por un máximo de tres candidatos de esa lista marcándolo con una cruz (similar a las papeletas para el Senado). Los candidatos que cuenten con estos votos, siempre que superen el 10% del total de los válidos obtenidos por la candidatura en la circunscripción, se irán a los primeros puestos y tan sólo quedan blindados los cabezas de lista. Es decir, que una persona que vaya en el lugar 20 de la candidatura inicial podría pasar al dos si así lo quisiera el votante.

Todo ello, eso sí, respetanto la proporción del 50-50 de hombres y mujeres, de modo que los candidatos más votados solo podrán ascender al puesto más alto que ocupe un candidato de su mismo sexo. Por ejemplo, en una candidatura con un cabeza de lista varón, si una mujer es la más votada por ese sistema preferencial podrá llegar al puesto número dos, pero si es hombre deberá ir al tres.

Alfred Boix, Antonio Montiel y Fran Ferri, este miércoles en las Cortes
Alfred Boix, Antonio Montiel y Fran Ferri, este miércoles en las Cortes - ROBER SOLSONA

El texto fija igualmente como obligatorios los debates electorales en la televisión pública valenciana en horario de máxima audiencia, propone un «mailing» unificado con el envío centralizado de papeletas para ahorrar costes y medidas para facilitar el voto de los residentes en el extranjero, poniendo a su disposición papeletas en formato electrónico para que sean impresas y utilizadas con garantías.

En cuanto a la contabilidad electoral, la propuesta de reforma establece que dentro de los 100 días posteriores a los comicios, los partidos deberán presentar a la Junta Electoral Valenciana la información contable de los gastos electorales. Una propuesta que no se incluye en la norma estatal, que únicamente ciscunscribe ese control al Tribunal de Cuentas y a la Sindicatura de Cuentas.

La mayoría necesaria, en el aire

Los diputados de PSPV, Compromís y Podemos Alfred Boix, Fran Ferri y Antonio Montiel respectivamente, han comentado en la presentación de la ley que, aunque han trabajado con PP y Ciudadanos, «el acuerdo de momento no ha sido posible», pero mantendrán abierta la vía de diálogo para que se sumen y han agregado que están dispuestos a hacer modificaciones.

Desde la formación naranja, Toni Subiela ha indicado que no se hayan incluido propuestas suyas como la circunscripción única, ya que no han querido reformar el Estatuto, y ha tachado de «engaño» el voto preferencial, que «lo único que hará» será alargar el escrutinio. Mientras, el parlamentario popular Luis Santamaría ha afirmado que esta «no es una ley electoral, sino una ley tapadera de los múltiples problemas» que tiene el Consell, y ha alertado de que sería «un error de dimensiones descomunales históricas» reformar la norma sin el consenso ni el voto del partido mayoritario de Las Cortes.