Política

Laia astronauta y Albert un hada: la campaña del Gobierno valenciano contra los estereotipos en juguetes

La iniciativa pretende hacer una llamada a los adultos y a las empresas para que no contribuyan a las desigualdades por género en los juegos infantiles

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, junto a la responsable del colectivo Lambda, Mar Ortega, durante la presentación de la campaña
La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, junto a la responsable del colectivo Lambda, Mar Ortega, durante la presentación de la campaña - MIKEL PONCE

El Gobierno valenciano ha impulsado la campaña "El joguet no té gènere", cuyo objetivo es hacer una llamada a los adultos y a las empresas para que no contribuyan a los estereotipos de género en los juguetes infantiles, y posibilitar "un cambio de mentalidad" en este ámbito.

La campaña ha sido presentada hoy por la vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusiva, Mónica Oltra, junto a la responsable de la lucha contra delitos de odio del colectivo Lambda, Mar Ortega, y se podrá ver en televisiones, prensa escrita y redes sociales.

El anuncio muestra a Laia, a la que no le gustan las varitas mágicas ni los tutús, sino que quiere ser astronauta y viajar por el universo, y a Albert, al que no le gusta el fútbol y quiere ser un hada, por lo que la niña le da su varita y con ella el niño construye un cohete para que juntos puedan explorar nuevos mundos.

A la campaña, que ha sido elaborada por estudiantes de la Universitat Politècnica de València del Campus de Gandia, se podría sumar en un futuro un premio de la Generalitat a las empresas que trabajen en roles no sexistas y en juguetes que rompan estereotipos, pues, según Oltra, se busca que esta iniciativa perdure en el tiempo.

La vicepresidenta ha destacado que el juguete es un derecho de los niños y niñas, así como un instrumento de aprendizaje que es fundamental para estimular la educación en valores y el desarrollo integral de la personalidad, por lo que es un elemento educativo indispensable para el desarrollo infantil.

Ha destacado que el juguete puede ser un punto de partida para que los niños y las niñas tengan la posibilidad de romper las barreras que perpetúan la desigualdad, que viene dada por la asignación de roles por género casi desde el momento del nacimiento, a partir de colores y de estereotipos.

Para Oltra, el juego va construyendo la manera de ser de los niños y niñas, a los que muchas veces se les asignan roles desde el mundo adulto, por lo que es "vital" educar en igualdad de género y favorecer la espontaneidad de los pequeños a la hora de elegir un juguete.

Anuncios

Ha explicado que, según el último informe del Observatorio español de publicidad sexista, del año 2003, el 80,5 % de los anuncios de muñecas y el 86,6 % de los relacionados con imitación de objetos del entorno doméstico iban dirigidos a niñas, mientras que el 91,6 % de los juguetes de acción y el 87,5 % de los vehículos se destinaban a niños.

El informe también reflejaba que la actitud de las niñas en esos anuncios era más pasiva y se les otorgaban atributos como el cariño y la coquetería, mientras que a los niños se les atribuía el liderazgo o la fuerza.

La vocal de Lambda Mar Ortega ha destacado que los juguetes, sus etiquetados, colores y envases favorecen una división de género, asignan roles y no contemplan la diversidad en todas sus variantes, además de fomentar la idea de la superioridad del hombre, la heterosexualidad y la familia tradicional "como algo normativo".

Todo ello, ha añadido, genera desigualdad y "graves problemas" sociales, como la violencia de género, los delitos de odio, la intolerancia por género o el acoso escolar, por lo que ha pedido que no haya distinción de juguetes para niños y para niñas, y se deje de utilizar los colores azul y rosa para diferenciarlos.

Toda la actualidad en portada

comentarios