Imagen de la concentración de repulsa contra el asesinato convocada por el Gobierno valenciano - MIKEL PONCE
Violencia machista

La familia de la joven asesinada en Elda por su expareja dona sus órganos vitales

Jéssica, de 28 euros, murió por impacto de bala en la cabeza

ALICANTEActualizado:

Murió a manos de un maltratador pero sus órganos servirán para salvar vidas. La familia de Jessy, la joven de 28 años que falleció ayer un día después de ser tiroteada por su expareja sentimental a las puertas del colegio de su hijo en Elda (Alicante), ha donado sus órganos vitales para su trasplante.

Fuentes conocedoras del caso han informado a Efe de que los allegados de Jéssica B.C., española, dieron su consentimiento tras ser informados por los médicos de la muerte cerebral de la joven, que permaneció casi un día en coma en el hospital de Elda.

Jessica B.C. recibió varios impactos de bala, al menos uno de ellos en la cabeza, por parte de su expareja, Imanol C.S., español de 31, cuando recogía a su hijo de 3 años en el colegio Santo Negro de Elda.

La gravedad de las heridas imposibilitó su recuperación y estuvo conectada a una máquina hasta las 16.30 horas del día siguiente.

as de la violencia machista, el pasado 2 de noviembre había presentado una denuncia contra Imanol Castillo, su excompañero sentimental, con el que tenía un hijo de tres años, el pasado día 2 de noviembre. Ese mismo día se dictó, como medida cautelar hasta la celebración del juicio, previsto para este jueves, 9 de noviembre, una orden de alejamiento que le impedía acercarse a la mujer a menos de 300 metros y de comunicarse con ella por cualquier medio hasta que hubiera una sentencia firme.

Imagen de Imanol Castillo
Imagen de Imanol Castillo - ABC

El juicio, sin embargo, no llegó a producirse. Imanol, un hombre que, según alardebada en las redes sociales, estaba obsesionado con los gimnasios, era aficionado a los coches, al fútbol sala y declarado hincha del Atlético de Madrid, acudió el miércoles al colegio Santo Negro de la localidad alicantina de Elda. Allí, descerrajó cinco tiros a Jéssica en presencia del hijo de ambos, de solo tres años. Huyó en el coche de su víctima, se estrelló contra el muro del centro escolar y se disparó en la boca. Su expareja falleció al día siguiente.