Imagen de un turistas observando un plano de Valencia en una imagen tomada este viernes
Imagen de un turistas observando un plano de Valencia en una imagen tomada este viernes - ROBER SOLSONA

Fallas 2016Las Fallas recibirán a un millón y medio de personas y generarán un impacto de 500 millones de euros

Las fiestas constituyen el motor económica para decenas de sectores locales

Solo los monumentos que arderán el 19 de marzo tienen un presupuesto de siete millones de euros

VALENCIAActualizado:

Las Fallas se juegan este año la distinción de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco, pero más allá de este reconocimiento, la parte «material» de la fiesta pasa por el impacto económico que genera en la ciudad. De hecho, las Fallas, más allá de sus indudables valores patrimoniales, conjugan el componente cultural con el económico. En este sentido, el Ayuntamiento de Valencia, a través de la Concejalía de Cultura Festiva, ha puesto en marcha un proyecto para determinar el impacto de las fiestas.

La última fuente fiable corresponde a un estudio elaborado por la interagrupación de Fallas, que cifra en el entorno de los quinientos millones de euros anuales las actividades relacionadas con la fiesta. De hecho, las Fallas son el motor indiscutible de numerosas industriales locales. Desde los monumentos falleros (más de 350 en toda la ciudad) hasta la música, la pirotecnia, la indumentaria y las flores.

Presupuesto de las grandes comisiones

Al respecto, de acuerdo con los datos de Junta Central Fallera, los monumentos, tanto grandes como infantiles, que plantarán las comisiones en las próximas Fallas tendrán un coste de casi siete millones de euros. La obra más cara, incluida entre la docena de Sección Especial, será la que plantará Convento Jerusalén-Matemátic Marzal, con un presupuesto de 200.000 euros y a cargo del artista Pedro Santaelualia.

Imagen de unos turistas en una terraza de Valencia
Imagen de unos turistas en una terraza de Valencia- ROBER SOLSONA

Respecto a la industria pirotécnica, el Ayuntamiento de Valencia ha incrementado en 500 euros la aportación económica para las mascletàs, los castillos de fuegos artificiales y el resto de espectáculos pirotécnicos de las Fallas de este año.

Las mascletás se pagarán a 4.500 euros y la de colores se remunerará con 5.000 euros, por los 4.500 del año pasado; mientras que los castillos de fuegos artificiales se pagarán a 19.500 euros frente a los 19.000 que cobraban las empresas pirotécnicas en el último ejercicio.

Hoteles llenos desde hace un mes

El sector más beneficiado es el turístico. No en vano, las Fallas concentran más de 1,5 millones de personas en la ciudad de Valencia. Los hoteles más céntricos no disponen de habitaciones desde hace un mes y prevén una ocupación superior al 88 % durante las Fallas, que se puede incrementar hasta el 98 % los días 18 y 19 de marzo, según el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer.

La Agencia Valenciana de Turismo ha realizado un sondeo en los hoteles de la ciudad y algunos de ellos presentan una ocupación del cien por cien durante las fiestas falleras.

Colomer espera que la ocupación del 88% prevista se incremente por las reservas de última hora y la buena climatología "que está previsto que nos acompañe".

Se espera que los datos de estas fiestas sean superiores a los del pasado año, ya que la ocupación para el tramo de los días del 16 al 19 de marzo se incrementa en más de once puntos respecto al 2015, y los días 18 y 19 de marzo, en catorce.

Este fin de semana las calles de la ciudad ya presentan un aspecto festivo. Muchos turistas, de hecho, han anticipado su visita y ya pueblan hoteles y terrazas aprovechando el buen tiempo que reina en la capital del Turia.

A la espera de los días grandes, que arrancan la mañana del 15 de marzo, el programa festivo ya ofrece alicientes y atrae turismo antes de la plantà oficial de los monumentos.

Unos turistas toman un refresco ante la imagen de la Virgen de los Desamparados
Unos turistas toman un refresco ante la imagen de la Virgen de los Desamparados- R. SOLSONA

Además, el hecho de que el calendario sitúe la Cremá en sábado beneficiará la llegada de turistas procedentes del resto de autonomías (especialmente de Madrid y Murcia), aunque cada vez gozan de mayor peso los visitantes internacionales. En este sentido, el reconocimiento de la UNESCO significaría otro aldabonazo a la generación de impacto económico de la fiesta. Según diferentes estudios, los turistas que acuden a visitar las Fallas gastan una media de entre cien y 125 euros diarios. A la actividad de hoteles, bares, restaurantes y locales de ocio se suman otros negocios ambulantes como los puestos de churrerías y los clásicos buñuelos.