EconomíaJuan Roig sacrificará el 66 por ciento del beneficio durante dos años para transformar Mercadona

La compañía afronta un periodo de reestructuración tras batir su récord de ganancias y ventas en 2016

VALENCIAActualizado:

El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha anunciado este jueves que la compañía sacrificará el 66 por ciento de sus beneficios actuales durante al menos los dos próximos años para iniciar en 2017 un «proceso de transformación».

Al respecto, la empresa, prevé unas inversiones «históricas» por un importe de 1.200 millones de euros para este ejercicio (el doble que el año pasado). De esa forma, los beneficios se reducirán a la tercera parte los dos primeros años hasta los 200 millones frente a los 636 con los que cerró el último ejercicio. Además, se crearán en 2017 un total de 2.400 nuevos empleos. El objetivo de la estrategia anunciada por Juan Roig pasa por poner los cimientos del «Mercadona del futuro».

Mercadona cerró el ejercicio 2016 con unos beneficios superiores a los 636 millones de euros, lo que supone un incremento del 4%, un nuevo registro histórico para la compañía que preside Juan Roig, que también consolida su liderazgo en el sector de la distribución en España, con unas ventas por importe de 21.623 millones de euros, un 3,9% más.

Según ha explicado Juan Roig, «con el objetivo de sentar las bases del Mercadona del futuro se ha decidido sacrificar los beneficios a corto plazo para que los movimientos en los que Mercadona está inmersa avancen más rápidamente y de forma sostenida».

El presidente de la compañía ha explicado que «si perseguimos como lo principal las ventas y el beneficio, muchas veces nos saltamos el orden secuencial que pasa por satisfacer a los jefes (los clientes en la jerga de la compañía), los trabajadores, los proveedores y, por último el capital». Según Juan Roig, «este es el modelo de empresa responsable y sólida que todos los que formamos Mercadona queremos».

La reestructuración afectará tanto a la red de tiendas físicas como al canal de venta por internet. Respecto al comercio electrónico, Juan Roig ha recordado que la compañía pierde 30 millones al año en esta unidad de negocio, pero se ha mostrado convencido de que conseguirán hacerla rentable a partir de 2018.

Para ello, Juana Roig, una de las hijas del presidente de Mercadona, encabeza el equipo de veinte personas que diseña la estrategia «online» de la cadena, que hasta ahora apenas representa el uno por ciento del total de ventas.

Destino de las inversiones

A la espera de abordar su salida al extranjero -prevista para el año 2019 en Portugal-, Mercadona volvió a incrementar su red de tiendas en España con un total de 50 aperturas el pasado ejercicio, que elevan su red a 1.614 supermercados.

Este año, la empresa multiplicará por cuatro la inversión para reformar sus tiendas, con un monto de doscientos millones de euros para adaptar 126 establecimientos al nuevo modelo que comenzó a implantar la compañía en 2016.

Igualmente, la empresa continuará con la construcción del Centro de Proceso de Datos en Villadangos del Páramo (León). En el área de logística, iniciará la construcción de la nueva plataforma que se convertirá en su principal bloque logístico regulador en la localidad valenciana de Sagunto, concretamente en Parc Sagunt, además continuará con la construcción del bloque de Vitoria-Gasteiz y el de Abrera en Barcelona.

Reparto del beneficio

Al igual que sucedió en el ejercicio precedente, la empresa valenciana generó 4.000 nuevos empleos en 2016, que sitúan su plantilla en 79.000 efectivos, todos ellos con contratos indefinidos.

De los 1.186 millones de euros de beneficios generados por Mercadona el pasado año, la empresa repartió el veinticinco por ciento con su plantilla, con 300 millones de euros en concepto de prima por objetivos. La empresa pagó impuestos por importe de 250 millones. El 40 por ciento se reinvirtió en la empresa como recursos propios, y el 10% restante se repartió entre los accionistas vía dividendos.