Sucesos

La Generalitat trasladará a quince menores del centro de Buñol tras una reyerta

El ayuntamiento acusa a Igualdad de inclumplir sistemáticamente sus compromisos mientras la Conselleria admite el exceso puntual de menores pero garantiza su atención

Imagen de la fachada del centro de menores de Buñol
Imagen de la fachada del centro de menores de Buñol - ABC

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas trasladará a otras instalaciones a 15 menores del Centro de Buñol (Valencia) tras la reyerta de este lunes que se saldó con cuatro adolescentes detenidos, residentes en el centro, tras una pelea que supuestamente se produjo con jóvenes del municipio, según han informado a Europa Press fuentes de este departamento.

Como resultado de la reyerta, cinco menores fueron atendidos en el centro de salud de la localidad, de los que dos se derivaron al Hospital de Manises, del que depende el ambulatorio, de donde recibieron el alta poco después. Otro más fue conducido directamente al hospital, aunque también recibió el alta en poco tiempo, según han indicado a Europa Press fuentes del centro hospitalario.

El Consell está investigando la reyerta, según ha confirmado la vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, al ser preguntada por este asunto tras una rueda de prensa en la que ha ofrecido datos de dependencia en la Comunitat y ha señalado que se ha reforzado la seguridad en el centro tanto por parte de la Policía Autonómica como por parte de la empresa de vigilancia. Los centros a los que se realizarán los traslados no han sido concretados.

Por su parte, desde el equipo de gobierno local han apuntado en un comunicado que la situación del centro de menores cambió «radicalmente» cuando la Conselleria decidió en julio que se convirtiera «en un centro de primera acogida en lugar de ser como había sido hasta ahora, un centro de residencia».

Al respecto, critica que el equipo de gobierno se ha reunido «en varias ocasiones» con el secretario autonómico de Inclusión Social, Alberto Ibáñez, y con la directora general de la Infancia y adolescencia, Rosa Molero, responsables de la gestión del Centro, así como con la directora y subdirectora a quienes trasladaron su desacuerdo con esta decisión del Consell y que se retrasase la entrada de los menores hasta pasado agosto y las fiestas locales.

Además, reclamaron que se garantizaran "las medidas de seguridad suficientes para la tranquilidad de nuestros vecinos" y que se dotara al centro del personal suficiente para su gestión. En una última reunión, reclamaron que no se comenzase la actividad en el centro hasta el 5 de septiembre.

Obras de remodelación sin concluir

«Pero la decisión estaba tomada por su parte y al día siguiente los menores y el personal ocuparon el centro pese a que las obras de remodelación no se habían concluido», han criticado y han lamentado que no se haya cumplido con los compromisos, que enumeran en haber personal suficiente; un máximo de 30 menores; con perfil conflictivo bajo; vigilancia privada 24 horas; personal especializado en medidas de «contención» con menores y que una patrulla de Policía Autonómica permanecería continuamente en el centro.

«Todas estas medidas se han incumplido sistemáticamente», han cuestionado, para añadir que este lunes el centro tenía 44 menores, casi un 50 por ciento más de su capacidad y tres monitoras, número «evidentemente insuficiente».

El consistorio asegura que está «trabajando intensamente para revertir esta situación» y ha insistido en que exigirán a los responsables del Gobierno Valenciano «que se cumplan todas las medidas necesarias para mantener la seguridad y tranquilidad de la población y del centro de menores, especialmente durante la Feria y Fiestas».

Asimismo, afirma estar en contacto con los familiares de los menores de Buñol implicados, «intentando evitar que se generen nuevos problemas de convivencia. "Pedimos a la población que mantenga la serenidad y que se evite generar en la medida de lo posible, más alarma social», añade.

El PP pude un «plan de choque inmediato»

Por su parte, desde el PP de Buñol se ha solicitado en un comunicado un «plan de choque inmediato» en el centro para solucionar las deficiencias de seguridad, salubridad y personal que garantice la adecuada protección de los residentes, ya que considera que el «hacinamiento», con 45 menores sobre un máximo de 30 permitidos y como la "falta de las condiciones de seguridad, higiénico-sanitarias y de monitores", hacen que "no esté a la altura" por la «dejadez» del Consell.

Para el PP de la localidad, la reyerta es «solo la punta del iceberg del conflicto social que se vive en Buñol» como consecuencia de una «mala gestión» en este caso por parte del Consell.

La Consellería reconoce un exceso puntual

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha reconocido un exceso "puntal" de menores en el centro de Buñol, donde cuatro internos han sido detenidos tras una reyerta con vecinos, pero ha incidido en que "en todo momento, han dispuesto del personal suficiente, tanto de atención como de seguridad".

Así lo ha manifestado en un comunicado, después de que el Ayuntamiento de Buñol haya denunciado que el centro acoge a 44 menores cuando lo máximo son 30, con solo tres monitoras, a pesar de que se les "aseguró" que habría personal "suficiente" y que los menores que se derivaran serían de un perfil conflictivo bajo.

En el momento de producirse el incidente, se encontraban en el centro cinco educadores, un conserje, dos ayudantes de residencia, una cocinera y un vigilante de seguridad, para atender a 40 menores.

Según la Conselleria, en todo momento el centro ha dispuesto del personal suficiente, tanto de atención a los menores como de seguridad y ha señalado que "la plantilla ha sido pactada con los sindicatos y supone una mejora considerable respecto a la situación de los centros de donde proceden la mayoría de menores".

Por lo que se refiere a la ratio de los menores acogidos, la Conselleria procederá entre hoy y mañana al traslado de entre 10 y 15 niños a otros centros en la Comunitat Valenciana para cumplir con el cupo máximo previsto.

El Ayuntamiento de Buñol ha denunciado que «la situación del centro de menores cambió radicalmente cuando la Conselleria decidió que desde el mes de julio se convirtiese en un centro de primera acogida en lugar de ser como había sido hasta ahora, un centro de residencia».

En este sentido, Igualdad ha destacado que «el uso del centro responde a un plan de mejora de las infraestructuras anunciado en mayo para mejorar la acogida y atención de los menores dada la situación en que se encontraba el centro de recepción de Valencia».

Asimismo, ha defendido que el consistorio tiene conocimiento de las actuaciones que realiza la Conselleria para dotar al centro de personal de «contención», agente de igualdad y mediador intercultural, así como de los perfiles de los niños y niñas que son acogidos en el hogar de Buñol".

Igualdad ha recordado que «se trata de menores que no cuentan con ninguna medida judicial de privación de libertad y que, por tanto, tienen en el centro de Buñol su hogar».

«Un espacio que no se trata de un centro de internamiento y que la única autoridad competente para adoptar una medida es la judicial», ha destacado.

Para la Conselleria, el interés superior del menor es el imperativo legal que rige la actuación y los plazos de ejecución de la Generalitat, "que no se deben ver afectados por otros intereses".

Igualdad ha anunciado que va a disponer un aumento de la seguridad y vigilancia en el centro en las dos próximas semanas para evitar incidentes parecidos.

Toda la actualidad en portada

comentarios