Imagen del edificio en el que fue achuchillado el subinspector de la Policía Nacional - EFE
Sucesos

Crimen en Valencia: un reguero de sangre condujo a la Policía al hombre que mató al subinspector

La investigación apunta a que el sospechoso de descuartizar a un varón trataba de huir cuando fue descubierto

VALENCIAActualizado:

Un posible móvil pasional, un crimen, un hombre descuartizado, un policía asesinado y el sospechoso de los hechos abatido. En el suceso que ha conmocionado a la ciudad de Valencia los cuatrocientos metros que separan el número 107 de la avenida Peris y Valero de la capital del Turia del 77 de la calle Sueca han resultado claves en la investigación del crimen de un hombre cuyo cuerpo fue descuartizado y abandonado en una maleta junto a unos contenedores. Presentaba una herida de arma blanca en el costado. Un tatuaje permitió identificar a la víctima: un varón de 42 años y peluquero del barrio cuya hermana había denunciado su desaparición, según ha avanzado «Levante-EMV».

El sospechoso de cometer el crimen
El sospechoso de cometer el crimen

El rastro de sangre llevó a la Policía Nacional al inmueble del sospechoso del crimen, un hombre de 34 años y nacionalidad sueca con antecedentes penales. Apenas catorce horas después del hallazgo de los restos humanos, el subinspector del grupo de Homicidios Blas Gámez acompañado de un agente se desplazó al inmueble de la calle Sueca para identificarlo. En ese momento, el sospechoso procedía a abandonar el edificio. Probablemente era consciente de que la Policía le seguía los pasos, ya que antes varios agentes habían tomado muestras de sangre. El sospechosos portaba dos bolsas deportivas con ropa lavada y la documentación del hombre descuartizado, conforme informa «Las Provincias» y confirman fuentes solventes de la investigación.

Al verse sorprendido, sacó un cuchillo de cocina con el que atacó al subinspector Gámez, al que le provocó la muerte. El agente que le acompañaba abatió a tiros al agresor con su arma reglamentaria.

Las pesquisas apuntan a que el autor de la muerte del subinspector había descuartizado en la bañera de su casa a su víctima y posteriormente se había deshecho de los restos en una maleta despositada entre dos contenedores situados a cuatrocientos metros del lugar del crimen. La cabeza y las extremidades no se han encontrado, pero los investigadores creen haber hallado evidencias suficientes de la autoría de los hechos, que inicialmente se atribuyen a un móvil pasional.

El registro de la vivienda situada en la segunda planta del edificio de la calle Sueca permitió, según relata «Levante-EMV», hallar pruebas. Entre ellas, restos de sangre en la bañera (ahora se comprobará si pertenecen al hombre descuartizado) y documentación. El agua había calado a la vivienda de un vecino y había provocado manchas que presentaban un color rojizo por el efecto de la sangre.

Además, un testigo sostiene que vio al sospechoso portando la maleta en la que se hallaron los restos mortales.

La Policía también trata de esclarecer si el mismo cuchillo que acabó con la vida del subinspector Gámez fue el empleado para matar al peluquero descuartizado.

Imagen del minuto de silencio guardado este miércoles en las Cortes Valencianas- EFE

La investigación sigue bajo secreto de sumario. Al respecto, fuentes oficiales del Cuerpo insisten a ABC que todavía se tiene que determinar la autoría del crimen de la maleta. Mientras, tanto el Congreso de los Diputados como las Cortes Valencianas han rendido este miércoles homenaje al Policía asesinado, un experto que se habí curtido en los GEO del País Vasco y acumulaba múltiples reconocimientos a su labor. Hacía diecisiete años que el Cuerpo Nacional de Policía no sufría una baja mortal en acto de servicio en la Comunidad Valenciana. El subinspector Gámez recibirá esta tarde a título póstumo la medalla de oro al mérito policial en la capilla ardiente instalada en el cuartel de Zapadores.

El juzgado encargado del caso ha decretado el secreto de sumario, "la investigación está abierta" y se investiga "el móvil, el nexo, la relación del cuerpo aparecido en la maleta y la agresión por parte de esta persona", según el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, quien ha transmitido sus condolencias a la familia del policía fallecido.