Mónica Oltra, durante la rueda de prensa posterior al pleno del Consell este viernes
Mónica Oltra, durante la rueda de prensa posterior al pleno del Consell este viernes - ROBER SOLSONA
Economía

El Consell exige al Gobierno el ingreso inmediato de 1.568 millones de la liquidación de 2016

Dicho importe puede adelantarse por motivos de urgente necesidad y como medida paliativa

VALENCIAActualizado:

El pleno del Consell ha adoptado este viernes un acuerdo para realizar las gestiones necesarias ante el Ministerio de Hacienda y Función Pública que permitan exigir el ingreso inmediato en las cuentas de la Generalitat de los 1.567.995.360 euros de la liquidación de 2016, «unos recursos cuya titularidad corresponde a la Generalitat y que el ministerio retiene durante dos años».

El objetivo de la iniciativa, explica la Generalitat, es «garantizar que el recorte en la financiación en términos de caja de la Comunitat Valenciana para este ejercicio, decidido por el Ministerio de Hacienda de forma unilateral hasta que no haya unos nuevos Presupuestos Generales del Estado, así como el incumplimiento de la promesa un nuevo sistema de financiación, no perjudiquen a los proveedores valencianos, además de asegurar la cobertura en la prestación de los servicios básicos de Sanidad, Educación y protección social de los valencianos».

El acuerdo refiere que el ministerio trasladó el pasado 2 de enero a la Generalitat su decisión de reducir en 353 millones las entregas a cuenta de la financiación de 2018 comunicadas en julio y que sirvieron para elaborar los presupuestos autonómicos de este año, alegando la situación de prórroga presupuestaria, una medida que supondrá una «minoración por el citado importe para hacer frente al pago de las obligaciones derivadas de la ejecución del presupuesto de gastos» de la Generalitat.

«Ello, junto a la situación de infrafinanciación de la Comunitat, que repercute asimismo en disponer de unas entregas a cuentas menores a las que una financiación justa le otorgaría, supone un agravamiento de las tensiones de liquidez», se indica en el acuerdo aprobado por el Consell.

De este modo, «pese al compromiso de la Generalitat Valenciana en el cumplimiento de las reglas fiscales, el periodo medio de pago a proveedores se verá perjudicado debido a la minoración de las entregas a cuenta señaladas», advierten.

La liquidación no varía

El texto recuerda que, en la comunicación del 2 de enero en la que la Secretaría General del Ministerio de Hacienda y Función Pública trasladó el nuevo importe de las entregas a cuenta del ejercicio, se hace constar que el importe de la liquidación del modelo de financiación correspondiente a 2016 «no sufre variación respecto a la comunicación recibida en el mes de julio de 2017» y que los fijó en los citados 1.568 millones.

«Dicha cantidad corresponde a la diferencia entre los anticipos a cuenta del ejercicio 2016 y la liquidación del mismo, siendo por tanto ingresos cuya titularidad es de la Generalitat Valenciana, y que el ministerio retiene durante 2 años», señalan.

Por ello, apunta el acuerdo, «resulta prioritario para la Generalitat Valenciana que dicho importe pueda adelantarse atendida a la urgente necesidad y como medida paliativa, sin que haya ningún impedimento ni justificación para que el Ministerio retenga hasta el próximo mes de julio dicho importe».

La Generalitat ha reclamado insistentemente en el pasado, tanto públicamente como en diversas reuniones, que la liquidación del modelo de financiación de dos años antes, en lugar de desembolsarse en julio de una vez, se calendarice durante el primer semestre de cada ejercicio, al menos en un porcentaje importante, «con el fin de garantizar una gestión ordenada y planificada de la tesorería, máxime cuando en paralelo existe el compromiso de reducción de los plazos de pago a los proveedores».

En el acuerdo aprobado por el pleno del Consell se destaca que la financiación adicional para el ejercicio 2018, comunicada en julio por la Secretaría de Estado de Hacienda y Administración Pública, suponía una mejora de 84 millones respecto a la definitiva del ejercicio 2017.

Esta suma equivalía a un incremento de sólo el 0,83% respecto a 2017, frente al aumento del 3,98% de media que experimentaron el conjunto de autonomías.

Este importe, recalca el texto, «no parece vaya a ser definitivo, consecuencia del ritmo de crecimiento de la economía de la Comunitat Valenciana, que se prevé superior al de la media nacional».

De hecho, el consenso de mercado sitúa las estimaciones de crecimiento en el entorno del 2,8% del PIB". Y añade que esta circunstancia «determinará una ampliación de las entregas a cuenta o una liquidación positiva» en 2020, cuando se liquide el ejercicio.

Mejora «insuficiente»

Sin embargo, la mejora, «junto al previsible aumento del gasto del resto de CC AA para 2018, parece insuficiente para absorber la diferencia de gasto promedio entre la Comunitat Valenciana y el resto de Comunidades Autónomas».

La cantidad asignada a la Comunitat Valenciana, a pesar de ser considerada insuficiente, fue utilizada como base para la elaboración del presupuesto autonómico para el ejercicio 2018.

El nuevo importe de las entregas a cuenta comunicado el 2 de enero hace que la Comunitat vea reducidos los recursos disponibles en términos de caja para este ejercicio respecto a 2017.

El texto aprobado por el Gobierno valenciano recuerda que, el pasado 20 de octubre, el Consell acordó incorporar en el estado de ingresos del Presupuesto de la Generalitat para 2018 una partida específica y diferenciada por importe de 1.325 millones, «al objeto de dar cumplimiento a los principios de suficiencia y equidad previstos en la ley 22/2009, por la que se regula el sistema de financiación de las comunidades autónomas».