Las Provincias

La conductora que mató a dos ciclistas, una camarera amante de los animales y de los tatuajes

La dueña del puesto de helados de Ondara en el que trabajaba la detenida afirma que es trabajadora y «cumplía»

Actualizado:

Mavi S. C. trabaja en una heladería de la zona de restauración de un centro comercial de la Marina, en el municipio de Ondara. Una gran superficie cercana al lugar del fatídico accidente que se ubica justo al lado de la carretera nacional. Ayer a primera hora de la mañana había pocos clientes paseando por los locales del centro comercial, pero algunos empleados si que comentaban la tragedia ocurrida el día anterior en la N-332.

La dueña del establecimiento donde trabaja la detenida no quiso hacer declaraciones. Según reconoció, se había enterado de todo lo sucedido el domingo por los medios de comunicación. La noticia le había sorprendido. La comerciante solo quiso comentar que su empleada es trabajadora y «cumplía», según informa Las Provincias.

No especificó si la joven de 28 años tenía turno de trabajo la mañana del accidente, aunque normalmente la propietaria suele estar por la mañana atendiendo en la heladería. Mavi reside en Gandia y ha trabajado de camarera y relaciones públicas en algunos locales de la comarca de la Safor, aunque en su perfil de redes sociales también señala que estuvo sirviendo copas en eventos como el Medusa Sunbeach Festival que se celebra en Cullera.

Un portavoz de la familia de Mavi manifestó ayer su más sentido pésame y condolencias para los familiares de las dos víctimas, al mismo tiempo que esperan una pronta recuperación de los ciclistas heridos. Sus imágenes y su perfil la describen como una amante de los animales. Las fotos, además, delatan su pasión por los tatuajes que cubren parte de sus brazos y de su cuerpo. Su vida está marcada por diversos aspectos negativos. A los antecedentes policiales por alcohol y drogas, como confirmó el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, se suman otros incidentes menores.

La detenida es conocida en la ciudad gandiense por haber tenido en alguna ocasión problemas con agentes tanto de la Policía Local como Policía Nacional. El domingo por la tarde, tras prestar declaración, fue atendida en el Hospital Francesc de Borja para curarle las heridas superficiales causadas por el choque. En todo momento, la joven estuvo custodiada por efectivos policiales. La noticia fue foco de atención de las conversaciones de ayer en Gandia al conocer que la causante del accidente era vecina de la ciudad.