Alexis Marí se asoma a la sala de prensa que la Mesa de las Cortes no permitía usar a los no adscritos
Alexis Marí se asoma a la sala de prensa que la Mesa de las Cortes no permitía usar a los no adscritos - ROBER SOLSONA
Política

Los ex de Ciudadanos buscan su espacio

Los cuatro diputados no adscritos volverán a pedir ser una agrupación y critican los «agravios» de las Cortes hacia ellos

VALENCIAActualizado:

La vida parlamentaria no está siendo fácil para los cuatro exdiputados de Ciudadanos en las Cortes Valencianas que abandonaron el grupo el pasado junio. Al menos, es lo que se esfuerzan en denunciar Alexis Marí, David de Miguel, Domingo Rojo y Alberto García. Los tres primeros se colaban (literalmente) este martes en la sala de prensa de la Cámara para enumerar los agravios a los que, en su opinión, están siendo sometidos.

La convocatoria de su comparecencia a los medios llegaba el día anterior con un nuevo término: «agermanats». Posiblemente en un intento -todavía no se sabe si fructífero- de desterrar los de «díscolos», «críticos» o «tránsfugas» con los que se les ha venido calificando. La rueda de prensa, sin embargo, no había sido autorizada en la sala de las Cortes dedicada a estos menesteres, algo que no les importó aunque la emisión que realizan los servicios audiovisuales del Parlamento autonómico se les llegara a cortar antes de que finalizaran sus intervenciones.

«Vamos rápido antes de que nos envíen a la Guardia Civil», bromeaban antes de comenzar a hablar, con la amenaza añadida de seguir ofreciendo comparecencias aunque fuera montando «una tienda de campaña junto al ficus» en el jardín.

Una búsqueda de su espacio para no pasar a la irrelevancia como parlamentarios en cuantas decisiones se tomen en las Cortes. Su objetivo, sin embargo, no resulta sencillo. Muchas de las iniciativas del tripartito formado por PSPV, Compromís y Podemos pueden salir adelante sólo con el apoyo de estos tres partidos. En otras, se requiere una mayoría de tres quintos que se lograría con 60 diputados -a los cuales no llegan pese al voto favorable de los escindidos-. En otros escenarios, como el caso de la reforma de la ley electoral valenciana -donde son necesarios dos tercios-, sí que resultaría clave el apoyo de, al menos, dos de sus parlamentarios.

Fijar posición

Más allá de las iniciativas, su intención pasa también por dejar clara su posición en las cuestiones más relevantes y tener la opción de fiscalizar al Consell tanto en los plenos como en las comisiones. Para ello, consideran prioritario ser reconocidos como una agrupación dentro de los no adscritos. Una petición que ya han registrado por tercera vez a la Mesa de las Cortes. Si no se les da una solución en este sentido, han advertido de que pedirán la votación individual de las enmiendas que se presenten a los Presupuestos de la Generalitat para 2018 e interpondrán un nuevo recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana por prevaricación.

«Cuando decidimos dejar Ciudadanos, nuestro propósito era seguir en la política activa y no acudir a calentar el asiento o a vivir del cuento, pero sólo nos hemos encontrado trabas en nuestra actividad, tanto a nivel de participación como en el día a día», han criticado. En este sentido, han recordado que el mismo día que abandonaron la formación naranja, pidieron ser considerados, sin éxito, como agrupación de diputados y «no tiene sentido» que no puedan serlo «porque cuatro personas quieran arrinconarlos en una esquina». «No lo van a conseguir», han añadido.

Alexis Marí, Domingo Rojo y David de Miguel, este martes durante su comparecencia en las Cortes
Alexis Marí, Domingo Rojo y David de Miguel, este martes durante su comparecencia en las Cortes-ROBER SOLSONA

De hecho, pidieron poder realizar interpelaciones a los consellers y la Mesa entendió que no era su derecho al no ser grupo, por lo que interpusieron un recurso ante el TSJCV por vulneración de derechos fundamentales que fue admitido a trámite. Ahora se encuentran a la espera de que esta admisión sea firme tras las alegaciones de los servicios jurídicos de la Cámara.

Antes de solicitar ser una agrupación habían comunicado sus intenciones a los partidos del Botànic y, han apuntado, lo vieron «con buenos ojos». No obstante, han proseguido, «con el devenir del tiempo esos apoyos se han ido perdiendo» y la «presión» de PP y también de Cs sobre su respaldo a algunas alcaldías -tal como informó ABC- ha hecho que funcionara la «ley de los vasos comunicantes».

Ahora, han lamentado, quienes antes decían que esa agrupación era buena «levantan los hombros y se dejan llevar por la corriente», aunque desde que Antonio Estañ asumió el liderazgo de Podemos han notado «mayor apoyo» a sus reivindicaciones.

Como ejemplo de los «agravios» que, en su opinión, padecen los no adscritos, los diputados han citado que para su actividad parlamentaria reciben al mes una subvención finalista de 1.400 euros: «Mientras a los grupos se les entrega el dinero y lo pueden gastar como quieran hasta rendir cuentas a final de año, nosotros debemos adelantarlo y después se nos paga a 60 días como a los proveedores».

«No» a los Presupuestos

Sobre otras cuestiones de actualidad política, han asegurado que su posición por el momento será votar «no» a los Presupuestos de la Generalitat de 2018 -porque están de acuerdo con los gastos pero no con los ingresos-; han censurado la forma en la que se está poniendo en marcha la nueva radiotelevisión valenciana; y han reiterado que estarán presentes en la marcha por una financiación autonómica justa del próximo sábado.