Un grupo de trabajadoras del servicio de limpieza de la Ciudad de la Justica de Valencia
Un grupo de trabajadoras del servicio de limpieza de la Ciudad de la Justica de Valencia - EFE
Valencia

La Ciudad de la Justicia vuelve a cerrar por «problemas médicos» de los funcionarios tras el incendio

El TSJ ha requerido a la Conselleria que «adopte las medidas que garanticen la seguridad» y elimine los restos de hollín para reabrir el próximo lunes

VALENCIAActualizado:

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha suspendido este mediodía la actividad de todos los órganos judiciales ubicados en la Ciudad de la Justicia de Valencia "por problemas médicos de los funcionarios", tras el incendio registrado el pasado domingo.

Según ha informado el TSJCV a través de las redes sociales, se declara la inhabilidad de plazos y actos judiciales hasta las 24.00 horas del próximo lunes.

El TSJCV ha requerido a la Conselleria de Justicia para que "adopte las medidas que garanticen la seguridad de funcionarios y usuarios del edificio".

Los juzgados de guardia (detenidos, incidencias y Violencia sobre la Mujer) de la Ciudad de la Justicia seguirán funcionando con normalidad.

El Registro Civil mantiene la celebración de las bodas señaladas para jueves y viernes. Está en un edificio anexo a la Ciudad de la Justicia.

35 funcionarios afectados

La Generalitat ha reforzado la limpieza en la Ciudad de la Justicia de València para eliminar los restos de hollín que han causado "molestias" a 35 funcionarios de dependencias adyacentes a los juzgados de Primera Instancia e Instrucción 1, 2, 3 y 4, que fueron afectados por el incendio del pasado domingo.

Según ha informado la Conselleria de Justicia, técnicos del Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat) como del Servicio de Infraestructuras de la Conselleria están trabajando para comprobar de nuevo que las condiciones en las que está el complejo jurisdiccional son las óptimas.

La consellera de Justicia, Gabriela Bravo, ha explicado que esta mañana se había reabierto el complejo a la vista de tres informes técnicos (uno elaborado por el Invassat, otro por una empresa especializada y un tercero por el Servicio de Infraestructuras de la Conselleria) que aseguraban que el edificio reunía todas las condiciones para su reapertura.

El informe del Invassat, según ha explicado la consellera, establecía que una vez concluidos los trabajos de limpieza "no había ningún inconveniente en que ese aire pudiera respirarse y la conclusión de este informe venía a coincidir con las mediciones que había practicado la empresa".

Además, según la información que se disponía en la Conselleria de Justicia, se habían realizado las labores de limpieza pero, según ha reconocido Bravo, las instalaciones no debieron quedar "en perfectas condiciones" y por eso se ha decidido enviar un refuerzo.

Además, los técnicos especialistas en el sistema de aire acondicionado, que ha podido ser la causa de que se esparcieran las partículas que han provocado las molestias, según la Conselleria aseguraron que la ventilación "funciona de manera sectorizada y, por tanto, no había comunicación entre una zona y otra del edificio".

Gabriela Bravo ha aseverado también que la decisión del Tribunal Superior de Justicia de declarar inhábil lo que queda de semana "es correcta" y ha recordado que, desde el domingo, se está en "perfecta coordinación" con la Sala de Gobierno del Alto Tribunal Valenciano.

La inhabilitación de los próximos días (vigente hasta el próximo lunes) no significa el precinto del edificio sino que este funciona como si fuera un día festivo, es decir, que están operativos los juzgados de guardia.

Según ha explicado la consellera, de aquí al lunes se reforzarán las labores de limpieza "para quitar los escombros para tratar que se vaya el olor", a la espera de un nuevo informe del Invassat que garantice que esta situación no se vuelva a repetir.