Bonig, junto a Contelles y Betoret, en una imagen de archivo
Bonig, junto a Contelles y Betoret, en una imagen de archivo - MIKEL PONCE

Congreso ProvincialBonig reúne a Betoret y Contelles para aplacar la batalla mientras se dispara el temor por una gestora

Génova quiere «intervenir» tras la tensa Junta Provincial que enfrentó a ambos sectores

VALENCIAActualizado:

La sucesión de movimientos y declaraciones durante la jornada de este jueves finalizó con la convocatoria de una reunión por parte de la presidenta del PP de la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, con los dos candidatos principales a liderar el partido en la provincia de Valencia, Vicente Betoret y Mari Carmen Contelles. En el encuentro también estuvo presente la coordinadora general de los populares valencianos, Eva Ortiz.

El objetivo era tratar de aplacar la batalla interna para alcanzar un acuerdo respecto a la composición del Comité Organizador del Congreso -algo a lo que se han comprometido ambos aspirantes-, de modo que lleguen a consesuar el presidente, y evitar así una escena similar a la vivida el pasado miércoles en la Junta Directiva Provincial.

En esa cita se escenificó el primer pulso entre los sectores de ambos candidatos en un clima de absoluta tensión. La dirección se negó a someter a votación una alternativa de COC que partía del sector de Contelles aludiendo a los estatutos. La votación en urna únicamente de la propuesta de Betoret –y que finalmente fue tumbada– se produjo entre abucheos y gritos de «dictadura», «tongo» y «pucherazo».

Este terremoto que sacude el PP de la provincia de Valencia no ha dejado a Génova de brazos cruzados. El congreso que el partido tiene previsto celebrar próximamente –todavía no ha sido oficialmente convocado– genera especial intranquilidad en la dirección nacional por la fuerte división interna que puede conllevar, ante lo cual apuestan por «intervenir lo que sea necesario», tal como expresó ayer el coordinador general de la formación, Fernando Martínez-Maíllo.

Horas antes de la Junta, Martínez-Maillo se reunió durante dos horas en la sede nacional con los dos candidatos a las primarias y con Eva Ortiz. En el encuentro se trasladó la necesidad de una lista única para no generar tensiones en el congreso, una nueva llamada a la tranquilidad –unida a otra cita con Isabel Bonig, semanas atrás– que no produjo ningún cambio de intenciones.

La opción de la gestora

El coordinador general del PP afirmó ayer durante una entrevista en RNE que el partido cuenta con «los mecanismos necesarios» para atajar situaciones que «perjudican a las siglas y afectan a la dignidad de los afiliados».

En este sentido, explicaba que existe «una división profunda entre aspirantes» puesto que ambos «concitan el apoyo del 40 o 50 por ciento de los afiliados», lo que genera «mucha preocupación» y «afecta negativamente a los retos futuros».

Estas declaraciones desataron especulaciones entre los populares valencianos sobre la posibilidad de que la dirección nacional acabara por crear una gestora para ganar tiempo hasta el congreso, aunque desde Madrid señalan que lo descartan por el momento.

Pese a todo, Génova no ha logrado hasta ahora frenar las intenciones de Contelles y, tras las palabras de Maíllo, anunció oficialmente que optará a la presidencia del PP de Valencia mientras la dirección regional defendía la normalidad de las primarias. Una nueva brecha que se acrecienta entre ambas organizaciones.

En este contexto, la que fuera alcaldesa en la Font de la Figuera María José Penadés hará oficial este sábado que también opta a presidir la formación.