Puigdemont y Junqueras amenazan por carta a los alcaldes para que cedan locales donde poder votar el 1-O

El Govern «podrá establecer puntos alternativos de votación» en los municipios que se niegen a ceder espacios

Actualizado:

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente, Oriol Junqueras, han enviado una carta a los alcaldes catalanes para avisarles de que deben ceder para el referéndum del 1 de octubre los locales que habitualmente se utilizan como puntos de votación, y dan 48 horas para confirmar que así se hará o bien para comunicar cualquier cambio o alegación.

La misiva, a la que ha tenido acceso Europa Press, está firmada por Puigdemont y por Junqueras, y se envió inmediatamente después de la firma del decreto de convocatoria del referéndum el miércoles en el Parlament --está fechada a 6 de septiembre--.

Los líderes del Ejecutivo catalán explican que la ley del referéndum ya es vigente y que la norma establece que los ayuntamientos deben poner a disposición del Govern los locales de su titularidad que se usan habitualmente como centros de votación.

Señalan que en caso de que haya algún impedimento o negativa en relación a dichos locales, el Govern «podrá establecer puntos alternativos de votación» en los municipios para garantizar la participación de todos los catalanes.

También recuerdan que ahora hay un «régimen jurídico excepcional dirigido a regular y garantizar el referéndum» y que los cargos públicos deben cumplirlo, aunque detallan que el Govern quiere utilizar todos los locales que fueron puntos de votación en las elecciones al Parlament del 27 de septiembre de 2015, las últimas autonómicas.

El gobierno recuerda la legalidad

Por su parte, el secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, ha enviado también una carta a los secretarios de los ayuntamientos catalanes en la que les pide que no pongan sus locales a disposición del referéndum. En la misiva, el secretario de Estado recuerda a secretarios e interventores municipales que el Tribunal Constitucional ha prohibido «expresamente» la continuación del proceso constituyente en Cataluña «y de cualquier acto preparatorio de dicho referéndum». Por último, expresa su «apoyo firme y su indubitada confianza» en que los ayuntamientos catalanes respeten el respeto al marco constitucional y estatutario.