La exdiputada de la CUP en un acto de la formación anticapitalista
La exdiputada de la CUP en un acto de la formación anticapitalista - AFP

La CUP pide ayuda a sus simpatizantes para sufragar la huida de Anna Gabriel a Suiza

Lo organización anticapitalista acepta donativos de hasta 10.000 euros para llenar su «caja de solidaridad»

BARCELONAActualizado:

La CUP ha intensificado hoy en las redes sociales su campaña para recoger fondos y llenar la «caja de resistencia» que han habilitado para sufragar los costes de las defensas de las exdiputadas de la formación Anna Gabriel y Mireia Boya. Los anticapitalistas llevan semanas pidiendo dinero a sus simpatizantes, sin embargo, fuentes de la formación han explicado a Efe que, hasta ahora, no los han utilizado.

Anna Gabriel estaba citada como investigada para esta mañana en el Tribunal Supremo, sin embargo, no ha comparecido ante el juez ya que se encuentra huida en Suiza. Gabriel no ha explicado todavía cuándo pretende volver a España, de modo que en la CUP no descartan que los fondos que recojan también sirvan para sufragar los gastos de la estancia de Gabriel en la Confederación Helvética.

«Dependerá de los fondos que se consigan y las causas que se abran contra miembros de la organización», concretan desde la CUP, no obstante, la formación también ha señalado que tendrá en cuenta criterios «equitativos» para distribuir los fondos que han recaudado.

Paralelamente, desde la formación antisistema reconocen que los recursos recogidos entre sus militantes también se destinarán a la defensa de todos los miembros de la formación que acaben procesado por defender el «derecho a la autodeterminación». La caja solidaria de la CUP se enmarca en la iniciativa «ni una más» y recibirá donaciones de hata 10.000 euros por persona a través de internet.

Una antisistema en la cuna del capitalismo

Anna Gabriel consiguió ayer martes mediatizar su causa y ocupar amplio espacio en la prensa local suiza, donde se han publicado numerosos artículos, entrevistas y fotografías suyas, algunas con el puño alzado. Los comentaristas se preguntan qué ha ido a hacer una separatista antisistema a un país considerado como la meca del capitalismo. Además de la sede de la ONU para Europa y de numerosas organizaciones supranacionales, en Ginebra están numerosas ONG especializadas en derechos humanos.