Los preparativos del MWC ya empiezan a ser visibles cuando casi falta un mes para la cita
Los preparativos del MWC ya empiezan a ser visibles cuando casi falta un mes para la cita - INÉS BAUCELLS

El Mobile World Congress exige a Barcelona un «entorno seguro y estable»

El congreso mundial prevé una nueva edición de récord, con la presencia de más de 108.000 asistentes y 2.300 expositores del mundo tecnológico

BARCELONAActualizado:

A la espera de un nuevo Mobile World Congress (MWC) de éxito. Conscientes de los recientes episodios de incertidumbre política y económica que ha vivido Barcelona en los últimos meses, los responsables del GSMA, los organizadores del congreso mundial de la telefonía móvil, han exigido durante la presentación de la próxima cita, la 13ª que acoge la capital catalana, que se cuente con un «entorno estable y seguro» para conseguir una nueva edición satisfactoria.

Con estas declaraciones, el consejero delegado del GSMA, John Hoffman, y el responsable de marketing de la entidad, Michael O'Hara, han querido dejar clara su voluntad de seguir en la capital catalana pero, a la vez, como un aviso para reclamar estabilidad para poder seguir haciendo el congreso aquí. Sin querer entrar al detalle en cuestiones políticas, los responsables del GSMA, se han limitado a hacer esta petición a todas las administraciones implicadas en el congreso y han recordado que tienen un contrato para seguir instalados en Barcelona hasta 2023.

«Estamos comprometidos con esta relación y esperamos que el entorno en la ciudad nos lo permita», ha asegurado O'Hara, que ha recordado que «el Mobile no sería posible sin Barcelona». También ha reiterado el trabajo estrecho entre ambas instituciones a menos de un mes de su apertura de puertas, prevista para el próximo 26 de febrero.

Confiando en un nuevo año de récord

A la cita se prevé la asistencia de más de 108.000 asistentes y superar así la cifra del año pasado y más de 2.300 expositores, unos 100 más que en 2017, todos ellos procedentes de unos 200 países. Se prevé que el MWC tendrá en la capital catalana y su entorno un impacto de 471 millones de euros, frente a los 465 del año pasado, y se crearán unos 13.000 puestos de trabajo.

El GSMA ha recordado además que desde su instauración en Barcelona, en 2006, el certamen mundial ha dejado en el Área Metropolitana 4.400 millones y ha creado 115.000 empleos eventuales.

El certamen, que se celebrará hasta el 1 de marzo, prepara para este año una edición centrada en el papel de la industria de la tecnología en el futuro de la sociedad y su desarrollo sostenible. De aquí a que la edición de este año se titule «Crear un futuro mejor». En este sentido, los organizadores esperan poner sobre la mesa durante los cuatro días del congreso la importancia de la cuarta revolución industrial, la inteligencia artificial, el internet de las cosas o el potencial del 5G.

Dentro de este enfoque y a diferencia de otros años, la cita mundial de la tecnología no contará con grandes estrellas del mundo de las empresas de internet. En esta ocasión seguirán presentes los principales dirigentes de la industria de la telefonía móvil (como Google, Huawei, HTC, Sony o Samsung) y además se contemplan responsables de empresas vinculadas a servicios paralelos como los drones, blogs, fondos de inversión de nuevas tecnologías y empresas de inteligencia artificial.

Entre las novedades de este año será especialmente visible la creación un de un "hall" de entrada, que ya se está construyendo en el acceso sur de la Fira de Barcelona en L'Hospitalet y que prevé mejorar la acogida y entrada al MWC y a la vez reforzar la seguridad. El certamen también quiere este año visualizar la presencia femenina en este mundo y confía a poder conseguir que un 25% de los asistentes sean mujeres.

Además, la cita contará con los ya consolidados 4YFN, un salón paralelo de emprendedores, que en su quinta edición espera llegar a los 19.000 asistentes y 600 inversores. El YoMo, el acto paralelo al congreso que se centra en la tecnología en la educación infantil, también confía en recibir a unos 15.000 alumnos y profesores.