Millet, acompañado de su abogado y de un asistente personal, entrando a la Ciudad de la Justicia
Millet, acompañado de su abogado y de un asistente personal, entrando a la Ciudad de la Justicia - EFE

Millet defiende su gestión de 20 años: «El Palau estaba económicamente bien»

"La conclusión es que de un Palau que estaba a punto de caer se pasó a tener uno mejor"

BarcelonaActualizado:

El expresidente del Palau de la Música Fèlix Millet defiende su gestión de la entidad musical durante los casi 20 años que la presidió, en los que llevó a cabo unas ambiciosas obras de remodelación: "Todo el mundo me decía que sí".

Así se expresa Millet en una cinta de 26 minutos grabada unos años después de que se destapara el escándalo, que fue entregada al "El Punt Avui" la semana pasada y que se publica este lunes.

El expresidente repasa su gestión y afirma: "La conclusión es que de un Palau que estaba a punto de caer se pasó a tener un Palau mejor que cuando se inauguró y en mejores condiciones".

"Cuando me fui, en la caja había entre cuatro y cinco millones de euros y el Palau estaba económicamente bien", relata Millet, que está siendo juzgado por la Audiencia de Barcelona por el expolio de la institución junto a su mano derecha, Jordi Montull, y su hija, la directora financiera, Gemma Montull.

"Me vinieron con un trozo de viga podrida"

Según Millet, gestionaba el Palau moviendo "cielo y tierra" para conseguir financiación para impulsar un proyecto de reforma y ampliación para el que contactó los arquitectos Óscar Tusquets y Carles Díaz, una obra de la que todo el control lo llevaba Jordi Montull.

"Me vinieron a mi despacho con un trozo de viga podrida y me dijeron que el Palau se estaba cayendo y que con un pequeño terremoto esto se venía abajo", explica, según informa Ep. Y continúa: "Yo tenía una comida con el consejero Max Cahner y le llevé la viga envuelta en papel de diario y le dije: 'Max, el Palau está así".

Ha expresado que, al ver cosas que han pasado y que no le parecen justas, se queda "muy triste", ya que reivindica su mérito de hacer un trabajo difícil para impulsar el Palau.

Millet ha defendido que cuando asumió la gestión del Palau le decían que lo mejor era cerrarlo y solo hacer un concierto al año, algunas visitas y poco más, "porque no estaba en buenas condiciones", y al cabo de casi 20 años dejó un edificio renovado, ampliado y con la superficie duplicada.