El expresidente cesado acompañado del empresario en su viaje a Dinamarca
El expresidente cesado acompañado del empresario en su viaje a Dinamarca - REUTERS

Josep Maria Matamala, el eterno cicerone de Carles Puigdemont

El empresario acompaña y apoya al expresidente cesado en Bélgica en uno de sus momentos más bajos

BARCELONAActualizado:

El empresario y expolítico Josep Maria Matamala, también conocido como «Jami», ha sido durante los últimos años el gran apoyo de Carles Puigdemont en su incierto viaje hacia la independencia. Ahora es su sombra en Bruselas, pero la amistad entre ambos viene de lejos. Matamala fue concejal del Ayuntamiento de Gerona entre 1987 y 1995, en esa época un joven periodista llamado Carles Puigdemont escribió un artículo que molestó al grupo municipal de CiU y el entonces edil fue a verle notablemente molesto. De este choque nació una gran alianza que continuó con la entrada en política de Puigdemont.

A día de hoy, Matamala es el principal consejero y confidente del expresidente cesado. Asimismo, el empresario también tiene una posición económica privilegiada que da seguridad al expresidente cesado. El nombre del empresario aparece en el Registro Mercantil de Gerona ligado a una decena de empresas; «Jami», de ideología independentista e hijo de librero, tiene negocios en la industria editorial y en la distribución de productos de papelería. No en vano, el padre del empresario fundó la librería «Les voltes» y, con tal de promocionar la lectura en catalán, decidió vetar de sus estanterías cualquier tomo que no estuviera escrito en esa lengua.

Quienes conocen de cerca a Matamala lo describen como una persona de carácter fuerte y totalmente entregado a la causa secesionista. De hecho, cuando Puigdemont fue escogido para sustituir a Artur Mas en la presidencia de la Generalitat «Jami» fue uno de los primeros en conocer la decisión que cambió para siempre la vida del entonces desconocido alcalde de Gerona.

Las crónicas del momento también resaltan que en ese fin de semana en el que Puigdemont pasó de alcalde de provincias a flamante presidente de la Generalitat «rupturista», las hijas de Puigdemont se quedaron en casa del empresario. Ahora, Matamala ha acudido de nuevo al auxilio de su amigo en Bruselas, en un retiro que se prevé caro, largo y penoso, y cuando en Barcelona, el entorno más cercano del «president» empieza a verlo como un acompañante «molesto» en su viaje a ninguna parte.

Generosos contratos con el Ayuntamiento de Gerona

Matamala mantiene una rentable relación con el Ayuntamiento de Gerona, del que el líder independentista fue alcalde. El empresario organiza cuatro ferias en esa ciudad a través de su empresa, Incatis -de la que precisamente Puigdemont fue consejero delegado antes de su entrada en política-. La principal de estas citas es el Fòrum Gastronómic, que se celebra cada dos años y tiene como organizadora a Fòrum Gastronòmic S.L., de la que Matamala es socio a través de Incatis S.L..