El candidato de Junts per Catalunya Jordi Turull hoy en el Parlament
El candidato de Junts per Catalunya Jordi Turull hoy en el Parlament - INÉS BAUCELLS

La investidura fallida de Jordi Turull activa el reloj para las nuevas elecciones

El debate de investidura acaba con 64 votos a favor de la investidura del candidato neoconvergente, 65 votos en su contra y 4 abstenciones

BARCELONAActualizado:

22 de mayo. Esa es la fecha límite que tienen los independentistas para salir de su laberinto de promesas incumplidas, estrategias cruzadas y miradas de reojo antes de ir a unas nuevas elecciones autonómicas que supondrían el punto final a la política de «bloque único» de la que han hecho gala hasta este jueves.

El fallido pleno de investidura de hoy, que debía encumbrar a la presidencia de la Generalitat al diputado de Junts per Catalunya (JpC) Jordi Turull ha acabado sin presidente, ya que los cupaires se han negado a votar por él. Así las cosas, la votación ha terminado con 64 votos a favor de la investidura del candidato neoconvergente, 65 votos en su contra y 4 abstenciones.

Tras el fiasco de hoy, las fuerzas independentistas tienen margen hasta el 22 de mayo para pactar la investidura del nuevo presidente de la Generalitat y evitar así una repetición de las elecciones en julio. La negativa de la CUP a votar a favor de Turull en el pleno celebrado esta tarde ha impedido investir al exconsejero de la Presidencia, que era a su vez el «plan C» de JpC.

¿Cuál es el calendario ahora? Si no se consigue ningún candidato de consenso, el 22 de mayo, una vez consumidos los dos meses de margen tras el primer debate de investidura, serían convocadas de forma automática unas nuevas elecciones al Parlament, según establece el Estatut. Las nuevas elecciones se celebrarían, con toda seguridad, el domingo 15 de julio.

Sin embargo, hay incertidumbre sobre qué pasará con la segunda votación de la investidura, que tendría que celebrarse 48 horas después de la primera, es decir, este sábado. Aunque a estas horas JpC no sabe si el Supremo dictará o no mañana prisión preventiva para Turull, si finalmente tampoco es posible culminar el «plan Turull» los de Puigdemont deberán buscar un nuevo candidato, esta vez ya libre de causas judiciales.

Puigdemont y Comín, la única esperanza

En estos momentos hay diversos nombres sobre la mesa, como los de Elsa Artadi o Eduard Pujol. Sea quién sea el elegido, si los cuatro diputados de la CUP mantienen su abstención porque el plan de gobierno no incorpora elementos de desobediencia para construir la «república» catalana, JpC y ERC se verán abocados a esperar la renuncia a su escaño de Carles Puigdemont y Antoni Comín, ambos en Bélgica, para que entren otros dos diputados de sus candidaturas que sí puedan votar. En ese caso, bastarían los 66 votos de JxCat y ERC para investir, en segunda votación y por mayoría simple, a un nuevo candidato, sin que hiciese falta más que las cuatro abstenciones de la CUP.