Carles Puigdemont y Artur Mas, en el Palacio de la Generalitat
Carles Puigdemont y Artur Mas, en el Palacio de la Generalitat - INÉS BAUCELLS

Godó y Zeta se llevan 44,9 millones de euros en publicidad institucional de la Generalitat en seis años

«El Periódico», 8TV, Rac1 y la web de «Ara» lideran por sectores la publicidad institucional

BARCELONAActualizado:

En las etapas de gobierno de Artur Mas y Carles Puigdemont, entre 2011 y 2016, el departamento de la Presidencia de la Generalitat destinó más de 98,5 millones de euros a publicidad institucional. En estos seis años, unos 500 medios de información -cuya selección de los más relevantes aparece en el cuadro adjunto-, en distintos formatos, recibieron algún tipo de publicidad institucional.

Por holdings, el grupo Godó se embolsó más de 25,3 millones de euros (por la publicidad institucional insertada en «La Vanguardia», en sus versiones en papel y digital, las radios Rac1 y Rac105, la televisión 8TV y «Mundo Deportivo»); y el grupo Zeta, más de 19,6 millones («El Periódico», en papel y digital, y «Sport»). Estos dos grupos facturaron el 44,5% del total de las partidas publicitarias del departamento.

Tras ellos, Hermes Comunicacions, más de 13 millones («El Punt Avui», papel y digital, El Punt Avui TV, «L’Esportiu» y «L’Econòmic»); el grupo Ara, más de 7,3 millones («Ara», en papel y digital, «Ara criatures» y «Ara Balears»); las televisiones de la Generalitat (con TV3 a la cabeza), más de 3,2 millones de euros; el grupo Flaix, que hasta 2015 tenía como máximo exponente al periodista Miquel Calçada «Mikimoto», ahora director de la radio «online» del PDECat, que ingresó más de 2,7 millones (para las radios Flaix Fm y Flaixbac); el grupo Prisa, más de 1,3 millones («El País» y la SER); y el grupo Prensa Ibérica, más de 1,2 millones («Diari de Girona» y «Regió7»), según datos oficiales de la Generalitat a los que ha tenido acceso ABC.

Criterios técnicos

Al margen de los grandes grupos de comunicación, también destacan el monto que el digital «Nació Digital» recibió por la inserción de publicidad institucional en el mismo periodo (2011-2016): más de un millón de euros; así como «Segre», 928.760 euros; «20 minutos», 885.240 euros; el digital «E-notícies», 821.784 euros; «Diari de Tarragona», 780.784 euros; la revista editada en Valencia «El Temps», 706.829 euros; y los digitales «Vilaweb», 693.454 euros, «El Món», 545.954 euros, y «El Nacional», 453.332, este último todavía no ha cumplido los dos años de vida en internet. Entre 2011 y 2016, ABC ingresó 19.495 euros por el concepto de publicidad institucional.

Sobre el papel, el reparto de este tipo de publicidad -que se añade a las ayudas públicas estructurales y a las concedidas por proyectos- se tiene que hacer bajo premisas técnicas y objetivas, al ser fondos públicos, y con informes técnicos preceptivos. La distribución ponderada se debe basar no solo en aspectos de audiencia, sino también en el tipo de público al que va dirigida la campaña institucional y los segmentos de población; pero siempre sin privar de una información pública a un solo medio de información.

Parte de un monto mayor

El desembolso en publicidad institucional de la Presidencia de la Generalitat no es el único en este concepto que contabiliza la administración autonómica. Pero sí es el más importante de la suma de todas las consejerías.

Analizando estos datos (entre 2011 y 2015, ya que las cifras de 2016 todavía no se conocen), el gasto de Presidencia fue de más de 77,9 millones de euros, que forman parte de un total de más de 98,3 millones de euros.

Así, según las memorias de la Comisión Asesora sobre la Publicidad Institucional de la Generalitat, el desglose por años fue: 10.160.890,29 euros (2011), 15.819.734,37 euros (2012), 20.357.938,87 euros (2013), 22.774.893,89 euros (2014) y 29.193.283 euros (2015).

Entre las campañas de publicidad se incluyen algunas muy polémicas. Por ejemplo, en 2014, la Generalitat destinó una partida a promocionar el 9-N, por la que sus responsables fueron inhabilitados y ahora son investigados en el Tribunal de Cuentas; y en 2015, la campaña «Preparats», que Cs, PSC y PP criticaron por «propaganda política» al parecerse a otra de la ANC.