Muriel Casals con la expresidenta del Parlamento de Cataluña Carme Forcadell
Muriel Casals con la expresidenta del Parlamento de Cataluña Carme Forcadell - EFE

La frustración de Òmnium con ERC y Puigdemont: «No entenderíamos que no se pusieran de acuerdo»

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, vuelca su enfado con los partidos secesionistas en una carta a la desaparecida líder independentista Muriel Casals

BARCELONAActualizado:

Jordi Cuixart -el presidente de Òmnium Cultural- es el dirigente secesionista que ha mantenido un perfil más bajo desde su entrada en prisión. Sin embargo, los desencuentros que han exhibido Junts per Cataluya y ERC durante las negociaciones para investir un nuevo presidente de la Generalitat han agotado su paciencia.

Así las cosas, el siempre cauto Jordi Cuixart ha decidido volcar sus frustraciones en una carta a la fallecida Muriel Casals, su predecesora al frente de Òmnium y símbolo de la primera etapa del «procés». «Como tú muy bien habías dicho en otras ocasiones: "No entenderíamos que no se pusieran de acuerdo"». Así de directo se muestra Cuixart es su carta abierta a Casals, que murió en 2016 al ser atropellada por un ciclista.

A diferencia del presidente de la Assemblea Nacional Catalana, el diputado de Junts per Catalunya Jordi Sànchez, Cuixart decidió no sumarse a las listas de ninguna formación independentista en las elecciones del 21-D, situación que ahora le da margen para amonestar públicamente a la bancada secesionista, que en los últimos días se ha mostrado incapaz de consensuar un candidato viable para la presidencia de la Generalitat.

«Es imprescindible que, desde la empatía y la generosidad, construimos puentes y caminos de diálogo con todo el mundo y que, al mismo tiempo, esto nos permita hacer frente, desde la unidad de todos los demócratas, en el actual escenario de represión que desgraciadamente aumentará y afecta al conjunto de la ciudadanía», advierte Cuixart en su misiva desde la prisión de Soto del Real.

Finalmente, el dirigente independentista se jacta de la musculatura de la entidad lidera. «En Òmnium ya somos cerca de 100.000 socios y lejos de caer en ningún conformismo impotente, seguimos trabajando para fortalecer el sentimiento de pertenencia colectiva», resalta.