El expresidente durante la entrevista emitida ayer en TV3
El expresidente durante la entrevista emitida ayer en TV3 - ABC

TV3 dedica toda una noche a Carles Puigdemont y Rivera describe la autonómica como «el nuevo NO-DO»

El dirigente de Ciudadanos plantea que el Senado ejerza la función del Parlament de controlar la televisión pública catalana con el 155

BARCELONAActualizado:

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha criticado hoy que TV3 dedicara tres horas a una entrevista al expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont en horario de máxima audiencia y ha defendido que si el Parlament no controla la cadena pública catalana -como tiene atribuido- tendrá que hacerlo el Senado a través del artículo 155 de la Constitución.

«No me parece lógico que un prófugo de la Justicia esté haciendo entrevistas en una televisión pública del Estado, esto es tremendo», ha declarado en una entrevista en Telecinco, donde ha descrito a TV3 como «el nuevo NO-DO». Asimismo, el líder de la formación naranja ha acusado a TV3 de hacer «propaganda de un golpe de Estado».

El dirigente de Ciudadanos -formación que ganó las elecciones en Cataluña el pasado 21 de diciembre- ha resaltado que entrevistas como la emitida ayer, y que logró más de 900.000 espectadores, son «intolerables». Por eso, Cs ha pedido en el Parlament que se active la comisión de control a la Corporació Catalana de Mitjans Audivisuals (CCMA, Corporación Catalana de Medios Audiovisuales). Si no se hace, Rivera es «partidario de replantarse en la Cámara Alta cuál es el control de la televisión pública».

La «noche Puigdemont»

Este domingo el exvicepresidente de Òmnium Cultural y actual director de TV3, Vicent Sanchis, entrevisto durante más de dos horas al expresidente cesado en el horario estelar de la autonómica catalana. Asimismo, tras la entrevista, la catalana emitió una debate de casi dos horas con los directores de varios diarios catalanes que analizaron una conversación en la que Puigdemont apostó por proponer a otro candidato si se confirma que el número dos de Junts per Catalunya, Jordi Sànchez, en prisión preventiva, no puede ser investido president.