Puigdemont, haciéndose un selfi con dos jóvenes en el último congreso de móviles de Barcelona
Puigdemont, haciéndose un selfi con dos jóvenes en el último congreso de móviles de Barcelona - INÉS BAUCELLS

La cuenta personal de Puigdemont en Twitter cuesta a la Generalitat más de 42.300 euros al año

La cuenta la creó el presidente autonómico en 2007 y la actualiza un «asesor», pero bajo parámetros no institucionales

BARCELONAActualizado:

Llevar las redes sociales personales del presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, en internet, sale para las arcas públicas a 42.336,60 euros al año. ¿A cuánto, cada tuit? ¿Es su contenido el adecuado para un presidente autonómico? ¿Tiene sentido que asuma la Generalitat su coste cuando existen cuentas oficiales de la institución?

La cuenta personal de Puigdemont se abrió en diciembre de 2007 y desde que es presidente autonómico tiene a un «asesor» en «gestión de redes sociales». Desde hace unas semanas, Cs quiere saber cuáles son los criterios objetivos por los que se rige una cuenta que está sufragada con dinero público.

El director de la Oficina del Presidente de la Generalitat, Josep Rius i Alcaraz, ha confirmado el salario del «asesor», Aleix Clairó, cifra que también está disponible en el portal autonómico de la transparencia, señalando, eso sí, que «los criterios de uso y gestión (de la cuenta personal de Twitter de Puigdemont)» están «condicionados» al hecho de que la cuenta fue personal antes que institucional.

«No existe ninguna lista ideológica»

Es decir, aunque el «asesor» cobra de la Generalitat la cuenta se utiliza bajo criterios de cuenta personal y, por lo tanto, no es una cuenta institucional. ¿Puede una cuenta de Twitter de estas características bloquear a ciudadanos que preguntan al presidente de la Generalitat o le plantean cuestiones, siempre desde el respeto? Eso es lo que ha ocurrido en algunos casos, según ha denunciado Cs, y ha confirmado ABC.

«No existe ninguna lista ideológica que guíe los criterios de uso y gestión de esta cuenta», alude Rius en la respuesta parlamentaria a la formación que lidera Inés Arrimadas en el Parlamento de Cataluña.

En definitiva, la cuenta personal de Puigdemont en Twitter se gestiona como lo que es, una cuenta personal de una persona, pero su mantenimiento y actualización corre a cargo de un «asesor» que sí se imputa a las cuentas públicas.

Por otro lado, este lunes, Puigdemont presentará un manual de los gobiernos para Twitter. «Unas pautas para las instituciones públicas a partir de la experiencia del Gobierno de Cataluña», según consta en la convocatoria de la Generalitat.