Manifestación de SCC conta el proceso en plaza Sant Jaume de Barcelona, el pasado enero
Manifestación de SCC conta el proceso en plaza Sant Jaume de Barcelona, el pasado enero - EFE

El coste de la «disidencia» en Cataluña

Un documental producido por Sociedad Civil Catalana relata el intento por «callar» a quienes no comulgan con el soberanismo

BARCELONAActualizado:

Los incidentes ocurridos en la Universidad Autónoma de Barcelona de la semana pasada, cuando un grupo de independentistas agredió a jóvenes de Sociedad Civil Catalana (SCC) en el campus, son el último ejemplo de lo que la entidad constitucionalista considera que es un acoso continuado y sostenido contra quienes disienten del soberanismo dominante. Es la tesis que sostiene el documental ««Disidentes. El precio de la discrepancia en la Cataluña nacionalista», dirigido por Fran Jurado y producido por SCC, que recoge la voz de una docena de voces opuestas al independentismo y que denuncian lo que es un intento de «silenciar» a los discrepantes.

El documental sitúa la manifestación de apoyo a Jordi Pujol por el caso Banca Catalana (1984) como el punto de partida de una campaña en la que, a veces de manera directa, a veces de manera más sutil, el nacionalismo catalán ha «demonizado» a quienes no asumían la posición dominante. «En adelante, de ética y moral hablaremos nosotros, no ellos», clamó Pujol desde el balcón de la Generalitat entonces. Esa distinción entre el «ellos» y «nosostros» define todo lo que vendría después.

El documental tiene como base la tesis sobre el concepto de «contramovilización» del doctor en Ciencias Políticas Martín Alonso, quien ayer apuntaba que el término «disidencia» al que alude el documental se enmarca dentro del marco de los regímenes totalitarios, los comunistas concretamente, por lo que considera que el caso catalán tiene más paralelismos con el «macartismo», con sus listas negras y su comité de actividades «antiamericanas»... «Del mismo modo», apuntaba ayer Alonso, «el bando nacional empleó a fondo el concepto de “antiespaña” en la Guerra Civil». Ahora, lo «anticatalán» sirve para despachar a todos quienes no comulgan con el independentismo. Para Martín Alonso, la confrontación de argumentos siempre es sana, tratar de acallar la voz del otro es lo contrario del «pluralismo».

Sistema de medios «afín»

Testimonios como el de Pablo Planas, Ignacio Martín Blanco, Félix Ovejero, José Domingo o Mercè Vilarrubias trenzan el hilo argumental del documental, que incide de manera particular en la denuncia de la conformación de un «sistema de medios afín».

Joaquim Coll, vicepresiente de SCC, alertó ayer en este contexto contra el peligro que la frustración entre sectores independentistas por la imposibilidad de llevar adelante la ruptura con España pueda degenerar en «actitudes agresivas». «Esperemos que no suceda, y que lo sucedido en la UAB sea una anécdota», añadió Coll.